Infiltrados

Miembros del staff y lectores del blog, con Hitomi, quien no puede disimular su emoción.

Miembros del staff y lectores del blog, con Hitomi, quien no puede disimular su emoción.

El pasado fin de semana se llevó a cabo en la ciudad chubutense de Trelew, la 4º edición del Animatsu!, una de esas convenciones que congregan a toda la población aficionada al manga, el anime, la cultura japonesa y a la escoria social (?), en este caso de dicha ciudad y localidades aledañas. La columna de Majunia, pilar inconmovible del ambiente dragonballero patagónico, no podía permanecer ajena a este acontecimiento y, pese a las fricciones que ha tenido con el mundo otaku en otros tiempos (no proporciono links porque no vale la pena revolver el pasado), que la llevaron a ser víctima de un complot generalizado en su contra, única causa que le impidió emerger como el blog más popular del sector, se hizo presente con una delegación compuesta por este humilde servidor, el mítico lector y colaborador SubComandante Marzo y otro de nuestros ilustres lectores y comentaristas, cuya identidad será reservada para protegerlo (?). En la foto, en la que por cuestiones técnicas Su Majestad Majunia no pudo figurar (el “fotógrafo” decidió deliberadamente dejarme afuera del cuadro), aparecen Hitomi, una célebre cantante nacional de J-Pop, el Hombre Caballo (aka SubComandante Marzo) y nuestro misterioso amigo, que fue sensación por la horrenda deformación que carga en su rostro, que es así de pixelado como se lo ve (?).

Y allí estuvimos, con nuestro toque distintivo (el SubComandante debe haber sido el más fotografiado después de los artistas invitados oficiales), porque el elemento bizarro es tan imprescindible en nuestra composición química como el átomo de oxígeno para el agua.

Incertidumbre go home

¿Dónde estaba Majunia, profesor Giorgio Kakarokalos?

¿Dónde estaba Majunia, profesor Giorgio Kakarokalos?

Queridos (?) cibernautas, seguidores incondicionales, esta reaparición mía se ha demorado más de lo deseado, postergada por la tenue esperanza en un vigoroso relanzamiento futuro que me eximiera de tener que intentar una explicación. Pero asumiendo que dicho renacimiento está hoy todavía muy lejos en el horizonte y dada la abrumadora nostalgia que me provoca visitar de tanto en tanto los recovecos de este blog que, pese al prolongado stand by, se mantiene tan vivo como la ingente cantidad de visitas* y los frecuentes comentarios lo prueban, decidí que era hora de pasar a dar señales de vida, a propios (el plantel histórico de comentadores y colaboradores) y extraños (nuevos lectores).

Lee el resto de esta entrada

Lo bueno, si breve, dos veces bueno

Breve + Bueno = El rostro de Bulma lo dice todo

A menudo se ha aducido que Dragon Ball fue genial, excelsa, magnífica, apoteósica (?), peeeeeero… quizás, tal vez, demasiado larga. Esto en particular se dice de la que para muchos fue la mejor de sus sagas, la de Freezer. “Es buena, pero insoportablemente larga” A muchos se les hizo tedioso tener que tragarse tantos episodios, tanto jugueteo previo para ir a los bifes (?).  Generalmente el reproche, el suspiro extenuado se extendió a toda la serie. Una máxima reza que lo bueno, si breve, dos veces bueno. Veamos cómo la aplicación mecánica de esta filosofía de vida (?) hubiese repercutido en DB, o sea, Dragon Ball abreviado (?).

Lee el resto de esta entrada

Tres años

Pasaron ya tres años de aquella apacible y soleada tarde de verano cuando decidí apostar por un modesto proyecto en el que pocos veían futuro y que más tarde me transformó en lo que hoy soy: Nada (?). Mientras palpitamos nuestro centenario (?), repasamos aburrida y estadísticamente lo que dejó el tercer año online de La columna de Majunia.

Lee el resto de esta entrada

Las huestes del Dr. Gero toman el poder en Corea del Norte

¡Lo sabíamos!  Hace dos años tirábamos la primera piedra (?) y en una metódica (?) investigación formulábamos la hipótesis de un sospechoso paralelismo entre la Armada de la Patrulla Roja y el Ejército Rojo. Más allá de apoyarse en una abundante (?) documentación y presentar pruebas casi (?) inobjetables (“semiplenas pruebas”, según Aníbal Fernández (?)), restaba una confirmación de la talla como la que hoy se presenta a los ojos del mundo. En aquella oportunidad estuvimos cerca, pero le erramos por unos kilómetros, porque desde lejos todas las burocracias se ven iguales (?). No se trataba del Ejército Rojo soviético, sino del Ejército Popular de Corea. La fotografía que se expande como la Primavera Árabe (?) a través de toda la internet, y de cuya veracidad no dudamos ni un segundo puesto que se trata del supuesto básico que da fundamento a este post (?), muestra al flamante líder norcoreano Kim Jong-un enfundado en su uniforme de la Armada de la Patrulla Roja, que en en las últimas horas ha hecho público su desembarco burocrático en el gobierno de Corea del Norte. No hay dudas, es el Androide Nº 19. Analistas coinciden en que los cráneos de la Red Ribbon ya movían los hilos del país desde antes de la muerte de Kim Jong-il, pero que ante el advenimiento de su sucesión decidieron acelerar el esclarecimiento al público, de modo que los cambios que supone para la población norcoreana sean digeridos dentro del mismo “paquete” de recambio de dirección, aunque aún las consecuencias no pueden ser medidas. De cualquier forma, ante el primer atisbo de descontento, ya saben qué hacer (?). Ciertas organizaciones de izquierda argentinas, morenistas, han saludado este que denominan un proceso de “revolución política” que llevará a Corea del Norte a librarse de la casta burocrática que la asfixia y sembrará las bases de un nuevo faro de la revolución socialista internacional (?). Nuestro más sincero respeto para esta gente (?).