Archivo del sitio

Dragon Ball High Quality DX – Parte II

Concluimos con el repaso de esta distinguida colección fabricada por Banpresto y disfrutada por frikis como yo (?). En esta entrega, lo que nos faltó de la serie Z y las figuras que componen las series de DBGT y DB Kai. Y como estoy generoso, sortearemos una de estas magníficas piezas entre los que comenten el post.

Lee el resto de esta entrada

Dragon Ball High Quality DX – Parte I

Aprovechando el tiempo al pedo y la enorme demanda (?) de posts que ello implica, volvemos con un repaso de otra de las más elegantes colecciones de figuras del mundo dragonballero. La línea en cuestión se llama High Quality DX, fabricada por Banpresto, y de momento cuenta con diferentes series pertenecientes a DBZ, DBGT, DBKAI y las películas.

Lee el resto de esta entrada

¿Por qué se odia a GT?

Desde que el acceso a internet se volvió (relativamente) masivo, la mala fama de Dragon Ball GT no ha parado de crecer. Al menos así lo veo yo, ya que detestar a este Spin Off parece ser una característica común en la mayoría de los seguidores de Dragon Ball. Con qué argumentos se lo critíca descarnadamente poco importa, y muchos ni siquiera saben muy bien porque lo odian, sólo que lo hacen y deben hacerlo. Tampoco faltan los que defienden a GT, pero poco a poco van siendo los menos. Existe una presión por parte de todo fan que se considere decente hacia aquel que gusta y ha sabido disfrutar de esta última parte del anime. Y así muchos sucumben y terminan por detestar lo que en principio les gustaba sólo porque hay una mayoría que ha dado su sentencia, como se sabe, negativa. No hay nada de malo en cambiar de opinión con el tiempo, pero sí en hacerlo por simple imitación o por buscar la aprobación del resto.

Lee el resto de esta entrada

Top 5: Endings de la serie de anime

Bulma en Romantic Ageru Yo, el histórico y memorable ending de Dragon Ball.

Una vez más tuve una ausencia un tanto pronunciada. Había prometido (A veces me pregunto a quiénes se lo prometo, porque no creo tener lectores estables, mejor no preguntármelo (?)) publicar algunas entradas más para la semana pasada, pero no he podido por los problemas de salud mental que me aquejan y mucho depende de los estados de ánimo que tenga en el momento o del esfuerzo pseudo (?) intelectual que requieran los posts tan fríamente (?) mentados hace ya varias semanas. Y si de vuelta se trataba, teníamos que hacerlo con una de nuestras ya clásicas secciones. El caprichoso y arbitrario ranking del blog, ese que clasifica pelotudeces del Dragon World y alrededores (?) y que de tanto en tanto se toma una licencia para enlistar valorativamente aspectos de real importancia (?), como lo es en este caso, con los cinco mejores endings de la serie de anime de Dragon Ball.

Lee el resto de esta entrada

Top 5: Horrores de la Toei

A partir del año 1986 y hasta 1997, la serie manga “Dragon Ball” fue adaptada para la televisión. Es a través del anime, como muchos conocimos a Gokú y al resto de la tropa. Tengo entendido que, por aquellos años, dorados para el mundo del anime, la Toei dōga (posteriormente “Toei Animation”) ya era la productora de anime líder en Yapán. Muchos le reprochan cientos de miles de desaciertos a la Toei, y sus defensores contrarrestan con “Hay que agradecerle a la Toei por haber producido la serie, sin la Toei no habrías conocido a Dragon Ball”. Pelotudez cataclísmica. A ver, producir la serie y hacerlo bien, ya era la obligación primera de la Toei a la hora de que firmó el contrato para hacerlo, por lo que el simple hecho de producirla no es un súper acierto. Dragon Ball ya aglutinaba a miles de fans cuando la serie de TV comenzó a ser emitida, ya era un éxito, por lo que tarde o temprano cualquier otra prodcutora se hubiera subido al caballo y habría llevado a DB a la televisión. Claro que podrían haberlo hecho hasta peor que la Toei, pero con esto quiero remarcar que el simple hecho de producir la serie no es motivo de agradecimiento divino. La hizo y punto. La materia opinable, lo que se debate, es si lo hizo bien o mal. Después de todo, la serie podría haberla producido cualquier otra compañía.

Hay ciertos aspectos para destacar. La música de Dragon Ball es fantástica y la animación no es mala, de hecho, es buena acorde a la época. Ahora bien, todos sabemos que la gente linda de la Toei no podía hacer dos cosas seguidas bien, intercalaba un acierto con una cagada y en los peores casos, meadas con cagadas (?). Veamos un arbitrario y caprichoso (como siempre) ránking de horrores cometidos por Toei Animation en Dragon Ball.

5º Puesto: Episodios largos o “películas”

Para alimentar ese éxito arrollador de la serie televisiva, se comenzaron a producir las películas de Dragon Ball. Que hagan dos o tres de calidad dudosa, vaya y pase, pero que sean diecisiete mamarrachos es imperdonable. Diecisiete, mamita… Suman veintidós si les agregamos los tres especiales de TV y las dos OVAs (o cuatro especiales de TV y una OVA, no sé bien cómo mierda es). Vamos a excluir los especiales de televisión “El padre de Gokú” y “Gohan y Trunks: Un futuro diferente” porque entran en la categoría de aciertos de la Toei, y seguramente integrarán otro ránikng en el futuro.
Las películas de Dragon Ball duran alrededor de cincuenta minutos y son vacías en contenido por donde se las mire. Pueden verse como reinterpretaciones o reformulaciones de partes de la serie, lo que nos hace pensar que la imaginación de la muchachada de la Toei es poca o nula. En su afán por saciar la sed de los fans pelotudos (no se sientan ofendidos, pelotudos), los Toei Boys crean villanos ultra poderosos sin cesar, a los cuales les atribuyen habilidades similares a las de los malvados de turno en la serie de TV. La acción y la emoción están completamente ausentes. Por lo general, los Guerreros Z se enfrentan a un villano en particular, pero antes deben medirse contra su patrulla de secuaces mediocres, que en la serie serían larvas, pero que en las películas ponen en serios aprietos a Gokú y los demás. Desde que empieza hasta que termina, podemos predecir todo lo que pasará en el ¿largometraje?
y, sin explicación alguna, casi siempre hay una fiestita o reunión familiar entre los protagonistas. Lo más absurdo se dio en la película de Turles (el Saiyajin idéntico a Gokú – si pudiera, usaría acá, esta carita-), en la que juntaron a Bulma, Krillin y Gohan en un día de campo (No cualquiera, RE CUALQUIERA). ¿Para qué carajo iría Bulma de día de campo con un nenito de menos de cinco años y Krillin? Está claro que se agarraron del viaje que los tres hicieron al planeta Namek en la historia original y ahí ya hicieron de ese grupete un círculo de amistad. Las películas, subjetivamente hablando, son una porquería. Nadie se pierde nada no viéndolas, es más, se ahorra un buen dolor de cabeza.

4º Puesto: ¿Saga? de Garlick Jr

Si se cometió un error más grave aún que hacer las “películas”, ese fue incluir a sus personajes en la serie de TV. A excepción del episodio 125 de DBZ y, en menor medida, el Torneo del Otro Mundo, todos los capítulos de relleno de la Toei son aburridos. ¿Qué pasaría si juntaramos diez de esos episodios en una sóla saga? Tendríamos el intento de saga de Garlick Jr, una excelente mierda. Primero, totalmente incoherente incluir historias de las películas dentro de la historia original, ya que no existe forma de que encastren correctamente sin que todo pierda coherencia. Las historias que se cuentan en las películas son paralelas a la original, no tienen más relación que los personajes. Segundo, Krillin, Piccoro y Gohan siendo asquerosamente apaleados (?) por los mediocres secuaces del demonio Garlick Jr, cuando en Namek llegaron a pelear palmo a palmo con hombres de Freezer y Freezer mismo. Es un martirio ver esa saga cuando ya estás ansioso porque empiece la de los androides. Encima termina de manera muy similar a la película de Garlick Jr. Viva la originalidad (esta carita).

3º Puesto: Brócoli

Qusieron hacerse los guapos los pibes de la Toei y armaron uno de los mayores quilombos en la historia de los debates abiertos, gratuitos y representativos (?) de Dragon Ball. A uno de sus villanitos “de película” se le dio el mote de “Súper Saiyajin Legendario”, que originalmente era de su majestad, Gokú. Broly, o puto, como preferimos llamarlo otros, es protagonista de la película en la que más se jugaron los de la Toei. Con sólo unas pocas apariciones, se ha armado de una enorme cantidad de fans por todo el mundo (El tipo de fans al que hacía referencia antes, el fan pelotudo, que ubica en lo más alto de su tabla de valores a los guerreros ultra poderosos, sólo por eso y no por alguna otra característica del personaje). Poco a poco la tendencia de tratar a Broly como el Súper Saiyajin de la leyenda ha ido decreciendo, aunque, mientras sigan existiendo personas que crean que Turles es el hermano de Gokú, que Seripa es su madre y que DBAF es un proyecto secreto entre la CIA y Akira Toriyama, no podemos hablar de un futuro alentador.
Después de su primera película, Toei Animation intentó explotar al personaje de Broly en dos ocasiones más, pero le salió como el ojete, JA-JA.
Pueden leer resúmenes escritos por mí, de las tres películas de Brócoli, haciendo click aquí.

2º Puesto: Dragon Ball Yi Ti

Toriyama pega el portazo y dice “A la mierda con Dragon Ball”. Aplausos, la historia no daba para más. Un genio sabe cuando parar. La Toei, no. Asustada por la posibilidad de perder las ganancias obtenidas durante diez años, Toei Animaiyon tuvo que acudir a las mentes brillantes de sus guionistas, quiénes ya habían demostrado su sapiencia anteriormente y en los casos nombrados en los puestos 5, 4, 3 y 3.1 (?). Completaron así, el mamarracho más grande de la historia de Dragon Ball. Haciendo uso de las pocas ideas que les quedaban después de que la mayoría se les vayan volando cuando se fumaban de la mala, los Toei Boys salieron a la carga con un spin-off de muy poco calibre. Lo único rescatable del lamentable DBGT (Hecho a la medida del estereotipo de fan pelotudo) fue la innovadora vuelta de Gokú a su cuerpo de niño. De haber tenido un poco más de cabeza, esta propuesta habría sido mucho mejor explotada. Tan prometedora era la idea de regresar a Gokú a su estado de pebete (?), que hasta Tori dijo en una oportunidad que, de habérsele ocurrido a él, habría seguido con Dragon Ball.
Lamentablemente, los Toei Boys, al ver que en la primera etapa de Yi Ti les estaba yendo como el culo, decidieron volver a las fuentes y tiraron por la borda al pendex Gokú, para transformarlo en un adulto Súper Saiyajin 4, grosso de grossos, como le gusta a la gilada. Con esto les alcanzó para seguir robando unos 30 episodios más, aproximadamente.
Por razones que tienen que ver con el buen gusto, no vamos a hablar sobre Nerd Gohan, Don Bigote Vegeta, PAMI Krillin y Obama Oob (?)

1º Puesto: Episodio 288 de Dragon Ball Z

La vergüenza hecha episodio. ¿Recuerdan que varias líneas más arriba les comentaba sobre ese complejo que tienen los de la Toei por hacer reunioncitas entre la familia Z, como si fueran todos re dados a compartir momentos de amistad? Seamos serios, ni a Piccoro, ni a Vegeta, ni a Ten Shin Han les gustan estas boludeces. Pero bueh, los Toei Boys siempre están en todo y no quisieron dejarlos fuera de la festichola. Un episodio asqueroso por donde  se lo mire. La típica incoherencia de ver a Gokú, el tipo, por si no sabían, más poderoso del universo, capaz de destruir planetas y galaxias enteras, de habilidades insospechadas y una velocidad inigualable, teniendo problemas para controlar a dos dinosaurios locos. Se le cae un huevo de dinosaurio al río, creo (no pienso volver a ver ese episodio para confirmarlo), y le toma un poco de trabajo alcanzarlo. Como si no pudiera hacerlo en una milésima de segundo.
Siguiendo con la catarata de vergüenzas de este episodio, encontramos a un ridículo Goten vestido a lo principios del siglo pasado, ¡A Piccoro y a Vegeta dando golpecitos con el pie y el puño respectivamente, al ritmo de la música de la fiesta!, a Nro 18 arrojando a la pista de baile a Gohan, animándolo a bailar, ¡A Ten Shin Han semi bailando y aplaudiendo! ¡Con su traje grotesco de pelea! ¡JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA! La mejor (o la peor, como quieran): Dende nombra a Gokú, que no está en la fiesta por estar ayudando a unos dinosaurios. Todos en el lugar hacen silencio, ponen cara de preocupados como si Kakarotto hubiese fallecido (Vegeta y Piccoro cierran los ojos, con gesto de preocupación en sus rostros). Inmediatamente Dende se angustia (¡Dende! ¡RE cualquiera!) y Krillin se le acerca diciéndole “No te preocupes, va a venir, estoy seguro”. Loco, como si fuera una catástrofe universal el hecho de que Gokú no aparezca en esa fiesta de mierda. Dende juntando sus dedos índices con cara de “me voy a largar a llorar” Sos un hijo de puta Dende, si supieras lo mal que la pasé esta semana te morís, forro. Ah, otra cosa… ¿Qué tiene que hacer Dios en una fiesta junto con los mortales? (Dende le explica a Mr Satán sobre su presencia en la reunión: “No tiene nada de malo, a veces hace falta” (?)). Ah, me olvidaba, en una escena se lo ve a Ten Shin Han sirviéndole una porción de pizza a Krillin. Faltó que lo pongan al teléfono pidiendo “una de muzza sin aceitunas, fiera”
No puedo olvidar este intento de episodio, simplemente no puedo. Es MUY bizarro, pero ni siquiera da para la risa, provoca vergüenza ajena sólo imaginarse a la gente que lo ideó en el momento en que estaba pensándolo.
Para que no se queden con las ganas, por favor veanlo completo, aunque ya lo hayan hecho, no tiene desperdicio este residuo:

¿Seguís teniéndole un poquito de aprecio a la Toei? Entre esta última y los de la Focs, no sé con cuál quedarme eh…

[[NOTA: No chekeé la hortojrafya ny la rredaxyon de hezte hartykulo por falta d tyenpo]]