Archivo de la categoría: Pokémon

Lo defenestro tanto, que tenía que tener su propia categoría…

Gripe pikachuna (?)

Hace unos días la Organización Mundial de la Salú’ (?) elevó a 6 su nivel de alerta por la gripe A (H1N1), mejor conocida como “gripe porcina”. Ante la desesperación exagerada de la población de varios países en las primeras semanas de expansión de la gripe, algunos gobiernos se han encargado de buscar la calma adoptando medidas más o menos eficientes. Conocidas son las sospechas de que la difusión mediática de esta nueva gripe tenga como fin dejar en un segundo plano el tema “crisis económica mundial”. Después de todo, mueren más personas por estas fechas a causa de otras enfermedades que de la dichosa (?) gripe porcina, pasa que si te morís de gripe común no es tan cool, obvio (?).

A continuación, una serie de enfermedades que están haciendo estragos en estos meses, pero que no ganan espacio en los medios de comunicación porque Pokémon ya nos tiene hartos a todos (?)

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Pokémon, efectos colaterales

Cuando pensé en una sección dedicada a otros animes que nada tengan que ver con Dragon Ball, sabía perfectamente que sus posts estarían copados casi totalmente por temas referidos a Pokémon. Y es que, como dije en esta entrada, no soy otaku y mi gusto por el anime se limita casi exclusivamente a Dragon Ball, más allá de haber visto un par más y también de los considerados “populares”, es decir, los que trascienden las barreras del mundo otaku y llegan a ser vistos por cualquier persona adepta o no al anime (llámese Pokémon, Saint Seiya, Supercampeones, etc…). Por esto mismo, resultará muy complicado ver en esta sección (“Otros animes”), posts referidos a los animes que yo considero exóticos (Rurouni Kenshin, por tirar uno).

Lee el resto de esta entrada

Cagamo’, Pikachu carnívoro suelto

Es culpa de la gente. La gente es imprudente. La gente no es cuidadosa. La gente apesta (?).
¿Qué pasaría si en determinado momento usted, estimado lector, deja accidentalmente la puerta de casa abierta y le da la oportunidad a su can, que como buena mascota debe vivir encerrada (?), de salir al mundo exterior? ¿No sería un caos en el caso de que, en lugar de su perro, el que escapara de su guarida fuera un Pikachu gigante carnívoro asesino?

Y es que otra vez es Pokémon el que da la nota. Una vez más la perversa orbe de criaturas de bolsillo a la que hacen llamar inocentemente “Mundo Pokémon” se encuentra dañando el equilibrio (?) que hasta hoy han sabido alcanzar y salvaguardar nuestro planeta y todas las culturas y civilizaciones que lo habitan.

La protagonista ostenta un peculiar Record Guinness, y es el de ser la mayor fan y coleccionista de artículos relacionados con Pikachu y su extraordinario (?), acogedor (?) y afable (?) entorno. Como leyeron. No sólo comete el pecado de adorar a una divinidad oscura como Pikachu, sino que además, casi dobla en edad al autor de esta nota (o sea yo (?)). Treinta y dos pirulos tiene.

Por lo visto, posee una granja en donde cultiva sus alimentos y cría a los más de ochomil artículos de colección que posee, entre los que se destacan un Pikachu, otro Pikachu y un refulgente Pikachu.

Olvidaba el nombre con el que esta insensata se hace llamar: Pikabellechu. Saquen sus propias conclusiones. El problema, además del que tiene en la cabeza Pikabelu (?), es su imprudencia. La muy despistada dejó abierta la tranquera del corral en donde mantiene peleas con gallos (no de gallos, con gallos) y corridas de tauros y de ahí mismo huyó la bestia más horrorosa jamás sufrida por la humanidad después de este muñequito de Godzilla. Hablamos del Pikachu gigante carnívoro asesino. Tan fiero como suena su nombre, es su cruel ataque hacia la desprotegida raza humana. La matanza atroz, la pérdida de calidosas (?) vidas humanas, la destrucción de todo lo bueno y copado que hasta aquí hemos construido con esfuerzo, voluntad, empeño, tesón, constancia y una cucharada de picardía (?) todo por el descuido de la distorsionada mente de una mujer (Tenía que ser, carajo (!)).

Pikabelucha o cómo se llame junto a sus trenzas
estilo Gretel (Hansel & Gretel) y su Volkswagen Pikachu.

Pikabellechu aseguró en 93,4 (?) oportunidades que no posee la dichosa granja de Pikachus, por lo que niega rotundamente que el PGCA sea de su propiedad o autoría (?). Las siguientes imágenes, extraídas del catálogo de granjas de investigación experimental de Pikabellechu S.R.L, hablan por sí solas.

Cría Pikachus y luego los somete a experimentos de todo tipo, entre los que se encuentra el cruce con roedores reales, sean lindos (izquierda) o feuchos (?) (diagonal arriba derecha (?))

Cría cuervos… y te sacarán los ojos (o la cabeza (!))

Pikachu Gigante Carnívoro Asesino (Pika pika gigantus carnivurus tira tirus) ya se ha cobrado muchas vidas, pero la más lamentable, sin duda alguna, ha sido la de una de las hermanas menores de Pikabechechu, a la que vemos mutilada en la foto familiar que se tomaron en la útlima Navidad.

Andan tras él los más destacados entrenadores Pokémon del planeta, entre los que no se encontraría a Ash Ketchum, claro. Se cree que el principal objetivo, tal vez el único propósito de este mutante sea el de tener un encuentro con su contraparte pervertida, Pijachu (pueden horrorizarse con su fotografía al final de esta entrada) y así, previo abuso por parte de éste último, ajustar cuentas pendientes.

¡Eso fue todo amigos! (?)

Los hijos son tormento, y no otra cosa

Esa frase de León Tolstói, novelista ruso del que hace pocos minutos me entero de que existió, encaja perfecto para el título de esta deliciosa (?) nota de color (?).

Los hijos son tormento, dice, y vaya que los de nuestro anime favorito (?), Pokémon, lo son. Hoy no me dedicaré a criticar a Pikachu y compañía, sino a confeccionar una lista de series de anime a las que Pokémon les dio de comer. Copias baratas de un producto también barato (?), que alguna vez soñaron con alcanzar la popularidad de la cual gozan Ash y las doce mil veinticuatro especies de Pokémons conocidas y por conocer (?).

Dinosaur King : Buscando ideas en el pasado (?)
Año:
(2007 o hace 65 millones de años)

También conocida como “Dino Rey” (nombre más pedorro no había). Como si criaturas domesticables escasearan en el actual mundo del anime, aparecen en escena estos pseudo dinosaurios para nada prehistóricos, que, por como pueden ver en la imagen de la izquierda, se asemejan mucho a los pocket monsters de las últimas temporadas. Estas bestias (?) nacen, también, en un videojuego, en el año 2005, pero dan el gran salto (?) hacia la serie de anime, recién en el 2007. Estos dinos tienen la particularísima cualidad nunca antes utlizada en alguna serie, de estar dividos o clasificados en diferentes elementos (Fuego, AguaElectricidad,  Tierra, Hierba y Aire). Según Wikipedia (no he visto la serie, ni pienso hacerlo), “la trama gira alrededor de la captura de unas cartas que contienen las mentes de los dinosaurios que, según el elemento, se activan“. O sea que, la receta de los productores tanto del videojuego, como del anime, ha sido mezclar los temas que mayor éxito han cosechado en los últimos años, como lo son los monstruitos domesticables y los juegos de cartas de monstruos. Al parecer el argumento de esta serie es algo más interesante que el de Pokémon, pero ese no es ningún mérito, ¿Verdad?

Medabots: Los Pokémons de metal (Los realizadores, de madera)
Año: 1999

Copiar alevosamente no es muy correcto que digamos, por ello, quienes se hicieron cargo de esta bazofia introdujeron robots en lugar de ‘mostros’ (?). Es interesante la descripción que se hace en Wikipedia, la cual no deja de asmobrarme: “Estos robots pueden ejercer diversas tareas, también pueden ejercer como robots de pelea, siendo el principal entretenimiento de adolescentes con ganas de retar a sus compañeros a luchas de medabots o dirigido también para adultos, enfocados a las luchas profesionales de torneos mundiales.” Dos aspectos a destacar: a) Está algo mal redactado, b) ¿No se les hace conocida la función de los medabots?. Ah, lo peor de todo, los entrenadores, acá no se llaman así, sino “medaguerreros” (WTF?)

Monster Rancher: El hijo del medio (?)
Año:
1999

Que haya visto esta serie y que en su momento me haya gustado no quiere decir que no pueda darle con un palo (?). Otro anime basado en un videojuego de monstruos. Genki (No la Genki Dama) es el protagonista e ingresa al Mundo Monster Rancher tras quedar atrapado probando un videojuego. Algo similar al mundo de los Digimon, pero como estamos en un ambiente en donde todos se copian a todos (o donde todos se copian de Pokémon), se lo dejamos pasar. Aún así, no puede superar al hijo mayor de Pokémon (Digimon). Cualquier semejanza entre Genki (El de gorrita, en la imagen) y Ash Ketchum, es puta (!) coincidencia. El monstruo rocoso que ven detrás de todos en la imagen se llama Golem, sí, al igual que el Golem de Pokémon. Deplorable.
Lo salva que el Opening latino es re pegadizo (?).

Digimon: La Pepsi no llega a ser como la Coca Cola (????)
Año: 1999

Los monstruos digitales son los pioneros en copiar la idea general de Pokémon. No lograron malos resultados, vaya que no, de hecho, en el mundo de las criaturas domesticables, son quienes mayor competencia le hicieron a los monstruos de bolsillo. Pero como la Pepsi lo es para la Coca Cola, Digimon lo es para Pokémon. Vi por ahí, también, que en cierta temporada, los humanos se fusionaban con sus Digimon, y cuando lo hacían, se les desprendía la ropa que llevaban puesta y quedaban en pelotas, tanto chicos como chicas. ¡Qué perversión! (?).

Lo que hace la falta de ideas, ¿No?. Series de un formato similar y en oportunidades, historiales semejantes. Estos hijos fueron definitivamente un tormento, pero no para su padre, Pokémon, que siempre los miró desde arriba, sino para nosotros, los televidentes, tan basureados y manoseados en este oscuro negocio (?)
¿Hasta cuándo van a dejar de aparecer este tipo de series? ¿Es que ya se instaló? Si es así, les adelanto el próximo en saltar al mercado de los monsters amaestrados. Presento a los Conejitopervertidomon, una particular especie de conejos domesticables de unos dos metros de altura , antecedentes penales y acusaciones judiciales por violación de menores (tanto cerebral como anal)

Pijachu y su entrenadora

Creo que será todo un éxito. El gerente de marketing  de la serie tiene planeado, admemás, sacar a la venta preservativos con motivos de la serie. ¿No es genial?

That’s all folks!

Lo malo: Pokémon (Serie de TV)

Inauguro sección (Lo bueno y lo malo) con una de las series de anime que me mantuvo pegado a la pantalla del televisor durante varios años. Se trata nada más y nada menos que de la popular serie que cuenta la historia de un pibe que tiene como objetivo atrapar a todos los Pokémons posibles, aún cuando éstos sean como diez millones y temporada a temporada vayan aumentando.

Pokémon nace de un videojuego ideado por Satoshi Taijiri (el nombre en Japón de Ash, el protagonista de la serie, es justamente “Satoshi”), el cual inicialmente se titulaba “Capsule Monster”. Taijiri y su compañero Ken Sugimori enviaron el proyecto de este videojuego a Nintendo y para cuando fue lanzado al mercado como “Pocket Monsters” no tuvo, en principio, demasiado éxito. Tras alcanzar el año, el juego llegó al millón de copias y el imperio de Pikachu comenzaba a caminar.

Pocket Monsters es introducido en América y es ahí en donde cambia su nombre por el de “Pokémon”, debido a que Mattel poseía una serie llamada “Monster in my pocket” (?).

De ahí en más, el juego sólo ha sabido crecer y crecer y varias generaciones de juegos y Pokémons se han sumado a la familia. Pero lo que nos ocupa hoy no es el videojuego, del que no se puede renegar y del que hasta se puede decir que es entretenido. Hoy nos centramos en la serie de anime.

Dicha serie tuvo su estreno en Japón el 1 de Abril (El cumpleaños del glorioso Club Atlético San Lorenzo de Almagro) de 1997 y hasta el día de hoy, lamentablemente, no ha terminado, gracias al rotundo éxito que posee a nivel mundial, el cual muchas veces se ve manifestado de la manera que vemos a continuación:

Las primeras temporadas, bah, la primera, para cualquiera que no haya visto nunca en su vida Pokémon, puede resultar agradable. Pero mucho cuidado, despierta fanatismo y es recomendable dejarlo. En la serie de anime se comete el grandísimo error, y es seguir basándose en el videojuego. Pokémon es asquerosamente repetitivo, vacío y para nada entretenido.

La historia del videojuego nunca cambia, es lineal. Pero no está mal, después de todo es un videojuego. Renovando los personajes y agregándole algunos detalles, no nos cansa. Pero una serie de televisión no es un videojuego.

Pokémon es siempre lo mismo. Todas las temporadas son iguales a excepción de pequeños detalles. El formato nunca cambia y lo peor de todo, los episodios son siempre idénticos. Hasta se ha llegado al caso de que, episodios de las últimas temporadas, sean reproducciones casi perfectas de capítulos de la primera o segunda temporada.

Con mi hermano éramos (por suerte hablo en pasado) fanáticos de la serie, pero pudimos dárnos cuenta de lo mierda que es la serie y, muchas veces sin dejar de verla, nos tomábamos la libertad de hacer una descripción despectiva de sus episodios.

Un capítulo de Pokémon, normalmente es así:

– Ash y su grupete caminan por un bosque, pradera o ciudad y se encuentran con un Pokémon.
– Ash y el grupete miran al Pokémon y/o éste les trae algún problema.
– Aparece corriendo un/a joven extraño/a que se disculpa con los pibes y les dice muy claramente “Oh, espero que mi (por ejemplo) Squirtle no les haya traído problemas”.
– La banda de Ash reponde amablemente entre sonrisas “No, no te preocupes”. Tras esto, Ash, más allá de que ya haya visto al Pokémon y consultado con su Pokedex unas cuatro mil veces anteriormente, vuelve a pedir información al Dexter.
– El/la extraño/a se presenta y les da conocimiento de su problema o inconveniente y el grupo de Ash le ofrece su ayuda.
– Después de boludeces intrascendetes, llega el equipo Rocket que es vencido, siempre, con una facilidad alarmante, en combinación con Pikachu o algún Pokémon de Ash, y el Pokémon del o la extraña.
– El Pokémon del o la extraña aprende una lección de vida (por lo general, saber que si se lo propone, puede) y todos ríen felices.

Es el maquetado de un episodio de Pokémon y nadie me lo puede negar. A ver qué rescatamos:

– El equipo Rocket nunca representa una amenaza, por lo que su irrupción no aporta emoción ni suspenso al capítulo. Siempre sabemos que, aún usando trajes anti electricidad (?), serán vencidos por el Impact Trueno o Attack Trueno de Pikachu.
– Quien tiene un problema con su Pokémon tampoco representa algo que nos de intriga por seguir viendo a ver qué pasa. Sabemos que al final del episodio aprenderá la lección (ya sea el Pokémon o su entrenador). La moraleja es, casi siempre, la misma.
– Todos los personajes se aman entre sí. Se reprime todo sentimiento que no esté relacionado con el afecto entre los personajes. Pocas veces tienen peleas entre sí, el ambiente es vomitívamente meloso. No parece de una serie de anime.
– El humor es malísimo y casi siempre está guardado exclusivamente para el equipo Rocket, que se limita a hacer chistes repetidos o a mostrarse ridículos. En las primeras temporadas esto no era tan así, fue decayendo junto con el resto de los aspectos de la serie.
– Ash es un tremendo pelotudo. ¿Para qué consulta diez mil veces en el pokedex sobre Pokémons que ya vio en cuarenta mil ocasiones y que ya conoce a la perfección?
– Brock es o está en vías de ser gay (?)
– Brock, a pesar de su dudosa orientación, es un pajero terrible. A cada chica que ve la piropea, por más que sea un bagallo.
– A pesar de no tener muchos matíces ni ser compleja, muchas veces se contradice, como en el caso de la madre de Brock, que supuestamente estaba muerta, pero después apareció, o algo así (?)

Considero a Pokémon no menos nocivo para los infantes que los Teletubbies (estructura simplista y repetitiva), ya que, más allá de no tener como fin la hipnósis de los espectadores como los pelotubbies, es una pelotudez atómica y si sigue vivo, sólo es cuestión de merketing y demás. No muere gracias a las ganancias, porque en contenido ya ha dejado de existir.

A tal punto se ha impregnado en la sociedad, que hasta se han abierto parques de diversiones de Pokémon en Japón o tiendas como el Pokémon Center, ubicada nada más y nada menos que en el Rockefeller Center, el complejo comercial de uno de los clanes familiares más hijos de puta del planeta.

Esta ha sido apenas una breve introducción al mundillo (?) Pokémon, ya que me iré extendiendo en otros posts. Por el momento, pueden calmar su sed de bizarrismo (?), mirando a este señor:

(?)