Archivo del sitio

Incertidumbre go home

¿Dónde estaba Majunia, profesor Giorgio Kakarokalos?

¿Dónde estaba Majunia, profesor Giorgio Kakarokalos?

Queridos (?) cibernautas, seguidores incondicionales, esta reaparición mía se ha demorado más de lo deseado, postergada por la tenue esperanza en un vigoroso relanzamiento futuro que me eximiera de tener que intentar una explicación. Pero asumiendo que dicho renacimiento está hoy todavía muy lejos en el horizonte y dada la abrumadora nostalgia que me provoca visitar de tanto en tanto los recovecos de este blog que, pese al prolongado stand by, se mantiene tan vivo como la ingente cantidad de visitas* y los frecuentes comentarios lo prueban, decidí que era hora de pasar a dar señales de vida, a propios (el plantel histórico de comentadores y colaboradores) y extraños (nuevos lectores).

Lee el resto de esta entrada

Tres años

Pasaron ya tres años de aquella apacible y soleada tarde de verano cuando decidí apostar por un modesto proyecto en el que pocos veían futuro y que más tarde me transformó en lo que hoy soy: Nada (?). Mientras palpitamos nuestro centenario (?), repasamos aburrida y estadísticamente lo que dejó el tercer año online de La columna de Majunia.

Lee el resto de esta entrada

El retorno del Rey

El monarca de la dragonballósfera ha vuelto a concluir lo que empezó: limpiar la red de pelotudos (?)

El retorno del Rey… y de Majunia también (?). Miles de teorías se tejieron alrededor de su misteriosa y repentina desaparición. Muchos llegaron a creer que simplemente había sido “chupado” o tragado por la tierra. Otros especulaban con que estuviese gastando los millones que le dejó el blog (?) en alguna remota y paradisíaca isla, la Isla Maciel, tal vez (?). Majunia ha vuelto, señoras y señores. Todo lo que deben saber, a sólo un click de distancia.

Lee el resto de esta entrada

Dos años

Un día como hoy, hace dos años, nacía La columna de Majunia. Si digo que nunca creí llegar al par de años, miento, pero también lo haría si digo que nunca pensé en durar poco. En realidad, esto se fue construyendo casi en el día a día, sin pensar en el largo plazo más que en los posteos del mes o la semana. Lo que quiere decir que LCdM puede tanto acabar en cualquier momento como seguir eternamente. De momento planeamos continuar porque aún tenemos mucho para decir. Y en fin, acá estamos, con dos años, y todavía no aprendimos ni hablar ni a caminar (?).

Lee el resto de esta entrada

Feliz año y bla bla bla…

Pese a que me resisto a la boludez colectiva de celebrar el cambio de año como si de una transformación renovadora y bienechora se tratara, debo cumplir con la gilada (?) y apersonarme después de una semana de silencio sepulcral, sólo para saludarlos y desearles un futuro próspero, lo cual podría hacerse todos los días y no sólo hoy, pero como estamos en el baile…

Lee el resto de esta entrada