Archivo del sitio

Las huestes del Dr. Gero toman el poder en Corea del Norte

¡Lo sabíamos!  Hace dos años tirábamos la primera piedra (?) y en una metódica (?) investigación formulábamos la hipótesis de un sospechoso paralelismo entre la Armada de la Patrulla Roja y el Ejército Rojo. Más allá de apoyarse en una abundante (?) documentación y presentar pruebas casi (?) inobjetables (“semiplenas pruebas”, según Aníbal Fernández (?)), restaba una confirmación de la talla como la que hoy se presenta a los ojos del mundo. En aquella oportunidad estuvimos cerca, pero le erramos por unos kilómetros, porque desde lejos todas las burocracias se ven iguales (?). No se trataba del Ejército Rojo soviético, sino del Ejército Popular de Corea. La fotografía que se expande como la Primavera Árabe (?) a través de toda la internet, y de cuya veracidad no dudamos ni un segundo puesto que se trata del supuesto básico que da fundamento a este post (?), muestra al flamante líder norcoreano Kim Jong-un enfundado en su uniforme de la Armada de la Patrulla Roja, que en en las últimas horas ha hecho público su desembarco burocrático en el gobierno de Corea del Norte. No hay dudas, es el Androide Nº 19. Analistas coinciden en que los cráneos de la Red Ribbon ya movían los hilos del país desde antes de la muerte de Kim Jong-il, pero que ante el advenimiento de su sucesión decidieron acelerar el esclarecimiento al público, de modo que los cambios que supone para la población norcoreana sean digeridos dentro del mismo “paquete” de recambio de dirección, aunque aún las consecuencias no pueden ser medidas. De cualquier forma, ante el primer atisbo de descontento, ya saben qué hacer (?). Ciertas organizaciones de izquierda argentinas, morenistas, han saludado este que denominan un proceso de “revolución política” que llevará a Corea del Norte a librarse de la casta burocrática que la asfixia y sembrará las bases de un nuevo faro de la revolución socialista internacional (?). Nuestro más sincero respeto para esta gente (?).

Las peleas de Gokú – Parte IV

Jornada lluviosa en Puerto Madryn y qué mejor que pasarla divagando en este foco de enfermedades psicológicas (?) que es LCdM. En el día de la fecha proseguimos con la super (?) guía de combates de nuestro querido Gokú, que de momento se va abriendo paso a las patadas entre la maraña de efectivos y laburantes dependientes de la malévola y tiránica Red Ribbon.

Lee el resto de esta entrada

Las peleas de Gokú – Parte III (Anexo)

Y vamos con los cuatro combates que nos quedaron pendientes de esta tercera entrega de la “guía”.

Gokú vs Exploradores de la Red Ribbon Army. Gokú se topa con estos honrados trabajadores (?) en medio de su búsqueda de la Esfera del Dragón de cuatro estrellas que le regaló su abuelo. Lo mismo hacían estas buenas personas, que al quedar pasmados ante la rapidez y velocidad con que nuestro protagonista halló la bola (no precisamente la que él buscaba), se la piden cordial y respetuosamente a punta de pistola (?). Gokú reacciona desmedidamente (?) y se los carga dando, anoten, un salto, dos patadas y unos cuantos puñetazos. Fin del trámite, que pase el que sigue.

Lee el resto de esta entrada

Top 5: Momentos emocionantes

Buenas a todos, se llevarán una sorpresa con este post, ya que no es el Majunia al que ustedes están acostumbrados quien suscribe. Hoy, un malviviente ingresó de prepo (?) a mi casucha, destrozando la puerta trasera que da al patio, haciéndole cagar las patas a mi hermano que estaba durmiendo como un bebé (?) de quince años e intentando, obviamente, llevarse algún recuerdo. ¿Qué hacía yo? Justamente venía de hacer unos papeles en la comisaría, los cuales necesito para entrar a la facultad. Cuando mi vieja recibe el mensaje de texto de mi hermano (“Vení urgente, están robando”), nos encontrábamos proveyéndonos de víveres en un supermercado a dos cuadras de mi casa. Para cuando llegamos, el tipo ya se había ido (no a la mierda, porque sino lo hubiera ido a buscar (?), yo sé dónde queda (?)), asustado, tal vez, al enterarse de que la casa no estaba vacía como él creía. Mi perro, bien gracias, pero bueh…

Mientras estamos recuperándonos emocionalmente (?), creí que lo más conveniente era darme una vueltita por mi blaag (?), el cual tuve abandonado la última semana. Como aún no me recupero de la carga de tensión, este post, de aquí en adelante,  estará desprovisto de cualquier “(?)” y humor aparente.

Bueno, manos a la obra. Momentos emocionantes, qué cosa che… (?)*. Otro Top Faiv en marcha. Pero primero… ¿Qué son los momentos emocionantes? ¿Cómo se pueden catalogar de emocionantes? Es puramente subjetivo, y así, salvándome de la explicación, procedo a confeccionar el ránking.

5º Puesto: Aparición de Gokú en Namek

Este momento emocionante (?)* comprende lo sucedido desde la llegada de las Fuerzas Especiales Ginyu hasta que Gokú derrota a la mayoría de sus integrantes. La adrenalina que por lo menos yo experimenté cuando Vegeta y los demás comienzan a sentir el ki de los Ginyu Tokusentai, fue impresionante. Después de estar varios episodios todos escondidos de todos, se chocan dos fuerzas y todo hace parecer que una de ellas (Vegeta, Gohan y Krillin) llega al punto límite de su expedición en el planeta de los tipitos verdes con antenitas… también verdes (?)*. Comenzada la batalla la emotividad decae, hasta alcanzar nuevamente un pico altísimo con la aparición de Gokú. Por dios, ese es el aire que transmite un héroe, esos son los momentos que te obligan a decir “Es un grosso”, con una sonrisa de satisfacción en la cara, más allá de que ya sepas de antemano que será Gokú quien termine salvando a todos. De ser infinitamente superiores a no tener una sola oportunidad de ganar, todo eso se ve resumido en el golpe que Gokú le propina a Reecome. Es el instante en donde todos nos damos cuenta de que con Gokú no podrán por mucho que lo intenten, de que sus poderes no pueden superar la barrera del héroe, del paladín de la justicia, como solemos decir. Ni aunque le paguen pierde (?) (Como si le importara la guita a Gokú…)

 

4º Puesto: Primera muerte de Piccoro Jr

Por ambientación y contexto, una de las mejores muertes de toda la serie (tan sólo superada por la segunda de Krillin y un poco por encima que las primeras de Vegeta, Krillin y Roshi). Piccoro había sido, junto a Krillin, uno de los Guerreros Z que menos merecía la muerte en el desparejo pero a la vez épico combate ante Nappa. Se había mostrado durante toda la pelea como el más conciente acerca de sus posibilidades y el más inteligente en cuanto a estrategia. Dejo de lado su poder, ya que sabemos que era superior a todos sus compañeros. Para una gran muerte es, diría, fundamental la música. El soundtrack “Mashinki no Nemuri Hime”, tan similar a “Carmina Burana”, no le dio más que el toque de perfección a la escena del desceso, o mejor dicho, del sacrificio de Piccoro.

 

3º Puesto: Aparición de Gokú en la batalla frente a los Saiyanos (?)*

Situación similar o prácticamente idéntica a la del quinto puesto (Vemos cómo Dragon Ball se repite a sí mismo). Esta se lleva un lugar más prestigioso por el hecho de haber sucedido primero en la serie. La aparición salvadora y esperada de Gokú, el ridículo de quien hasta el que hace segundos era un monstruo aterrador, la sorpresa barra (?)* satisfacción de Vegeta. Un momento muy especial. Gokú esquivando las arremetidas de Nappa dieron el click y el climax para que la escena se volviera emocionante.

 

2º Puesto: Llegada de Gokú al cuartel general de la Red Ribbon

Ustedes estarán diciendo “¿Eaah?” Para mí, la llegada de Son Gokú montado en su nube voladora, sorteando obstáculos y venciendo hasta el fin (?)*, es, por lejos, uno de los momentos más emocionantes de Dragon Ball. El hecho de que el General Red creyera que el que se dirigía hacia su base era el asesino a sueldo, Tao Pai Pai, lo cual provocara que se bajen las defensas y que la bandita de amigotes de Gokú se acercara al lugar con mucho vértigo, sumado a la siempre tan encantadora música de fondo, hacen de todo aquel momento uno digno de recordar. No tengo muchas palabras para describir esas escenas (además, hace tiempo que no las veo), así que, si las recuerdan, mejor y si no, a joderse.

 

1º Puesto: Casamiento de Gokú y Chichi (Milk)

Muy tierno y cambiante el matrimonio, con escenas de pura acción y humor entremezcladas. Un Ox Satán soberbio y una exquisita preparación de la boda. De más está decir que el vestido de Milk es precioso. Cuando me case, quiero uno como ese (?)*, pa’ mí no, para mi novio, claro (?!).

 

 

 

Más imágenes de la boda:

Naaa… mentira. El primer puesto original se lo lleva:

Muerte de Krillin y posterior transformación de Gokú en un Súper Saiyajin hecho y derecho (?)

¿Qué decir? Mucho. Otra vez la ambientación juega su papel. Tras las risas y la alegría por haber acabado con Freezer (eso parecía), el silencio absoluto, música de fondo off, cara de Krillin desfigurada por el terror, la figura del tirano, el odio en su rostro y todo lo que viene después. El punto exacto (el que nos mantuvo con los ojos más abiertos que las piernas de Maron (!)) se da desde el vuelo de Krillin por los aires hasta que pronuncia la última letra del nombre de Gokú y estalla en mil pedazos. ¿Puede haber otro acto tan demostrativo como este? Vemos cómo Krillin considera a Gokú como su amigo protector, su nombre es lo único que atina a decir ya inmerso en la desesperación. Se me pone la piel de gallina (de cuervo!) en ese preciso momento, en ese segundo.
Pero esto no se explica con palabras, se siente con el alma (?)*:

Listo. Terminó acá.

PD: El Kame Hame Ha padre-hijo, la transformación del Ssj 3, la muerte de Boo y el chorro se la comen.

* Excepción