Rigidez material, versatilidad lúdica (?)

¿Quién dijo que la guita hace a la felicidad? Muchos burgueses (?). Pero nosotros, de raigambre (?) popular, sabemos que con un par de medias viejas se puede dar forma a la mejor de las Jabulanis. Cuando no hay, hay que inventarlo, y si nos las hemos ingeniado de purretes. Los héroes de moda eran Gokú y la banda de trogloditas que lo seguían religiosamente, y buscando recrear sus épicas hazañas, ahí estábamos nosotros con nuestros muñecos, o en el peor de los casos, reventándonos a trompadas entre nosotros. Épocas más sanas (?).

Corrían los disparatados (?) noventas, en el mundo se respiraba un aire nuevo y esperanzador: San Lorenzo campeón 1995 (?). Además, la orbe ingresaba o se amoldaba en una nueva etapa que han dado en llamar “globalización”, y con ella,  el vertiginoso avance de las telecomunicaciones y la hiper conexión entre los distintos países. Las barreras económicas se flexibilizaron (como los trabajos…) y diferentes eslabones de los procesos productivos globales entraron en íntima relación y funcionamiento. Esto permitió, entre muchas otras cosas, la avasallante entrada de productos extranjeros, algunos de última generación, y otros simplemente de última (?), o sea, de dudosísima calidad. Fue el auge de los Sprayette (?).

Respondiendo a una demanda, por otra parte, engendrada en el seno mismo del aparato comercial, llovieron los productos relacionados a la industria infantil del juego, la recreación y el aprendizaje (?). En la República Argentina, ahí, en el culo del mundo, el segundo lustro de los ’90, además de haberse visto signado por la decadencia de un sistema de exclusión que estaba a punto de explotar, estuvo marcado a fuego (?) por la masiva popularidad de Tinelli, y también de Dragon Ball (?). Fue así que los mercados se vieron inundados de merchandising dragonballero. En Capital Federal, algunos privilegiados tenían la oportunidad de adquirir productos originales, con los cuales regodearse y refregar a sus amistades pobres (?). Pero a Puerto Madryn, un forúnculo (?) en el culo del mundo, original no llegaba nada. Y en Puerto Madryn vivía un servidor.

Las líneas de muñecos dragonballeros que circulaba por nuestras jugueterías tenían diversos orígenes nacionales (China, Taiwán, Marte (?)), pero poseían un denominador común: todas eran falsificaciones (algunas mejores, otras peores) de una misma colección, la mundialmente popular Super Battle Collection, fabricada por Bandai. De por sí, no es una colección muy distinguida en cuanto a calidad y en comparación con colecciones más nuevas. Los originales eran de PVC, con un coloreado aceptable y pocas articulaciones, apenas sí se les movían los brazos, a algunos un toque las cabezas, y se les extraían capas y demás vestimentas. Nada del otro mundo. En base a esto se hicieron nuestros viejos y queridos muñecos piratas, de significativa importancia histórica dado que fueron con los que supo jugar y formarse (?) Majunia, el analista dragonballero mejor reputeado del mundo.

En China se perpetraron los más aberrantes vejámenes al buen gusto (?)
de los que se tenga memoria…


Estos muñecos, además de infestar (?) Buenos Aires, llegaban a casi todos los rincones del país. Recuerdo con cariño las jugueterías “Bombolo” y “Distrisur”, que vendían como pan caliente estos muñecos truchos. Se dice que todos los propietarios de jugueterías de fines de los ’90 tienen en sus casas altares levantados en tributo a Gokú y sus amigotes. Tal vez sólo sean leyendas urbanas (?).

Y yo era de los que compraba mierda (?). Pasa que otra cosa no había, y debía saciar mi incipiente espíritu consumista (?) de alguna forma. Así llegaron a mis manos, por medio de regalos de mi vieja o de amigos en los cumpleaños, varias de estas históricas piezas, que bien podrían formar parte, en el futuro, de un museo arqueológico del juguete (?). Por el estado en el que están, diría que algunos llevan enterrados más años que las momias egipcias (?).

Sin culpa podíamos, mi hermano y yo (y sólo mi hermano y yo, dado que éramos unos elitistas (?) de mierda que de forma sectaria le cerraba la puerta a otros participantes (?)), impactar aquellas figuras, muchas veces de goma, siempre barato, destrozándolas en el acto, mutilándolas (?), silenciándolas para siempre (?). No nos hacíamos drama, lo justificábamos con un “son truchos”. Nosotros cuidábamos celosamente de nuestros juguetes, con mucho cuidado. Pero siempre que fueran originales. Sí, éramos elitistas nomás. A la clase burguesa (?) la protegíamos, a la popular la masacrábamos. Y encima nos reíamos (?).

Una víctima de la virulencia jugadoril (?) de mi tierna infancia.
Igual, se lo merecía por feo (?).

Creo que todas las figuras piratas que tuvimos fueron damnificadas (?). Hoy sus reclamos son acallados en cárceles de plástico, en la cima de un placard. Sus compañeros originales nunca se solidarizaron. Por el contrario, los apuntaron, los estigmatizaron, y hoy están gustosos de saberse próximos a ocupar una vitrina especial para ellos. Un palco VIP (?).

Por todos estos abusos, por estas injusticias, por el dolor de ya no ser (?), y porque me rompen las pelotas los visitantes (?), es que hacemos esta reivindicación. Un homenaje a aquellos muñecos que nos supieron divertir. Muñecos entregados en alma (?) y cuerpo a nuestro disfrute, sin ni siquiera esperar un buen trato, sin siquiera exigir arreglos, prótesis (?) y demás pavadas. El ingrediente indispensable dentro del juego, se tenga la edad que se tenga, es la imaginación. Con la imaginación, como punto de partida, se puede transformar al mundo. El problema es que la mayoría de las veces queda ahí, en el mundo de las ideas. Y la imaginación es la que elevó a estas desdeñadas figuras piratas, quizás fabricadas por manos esclavas en la China, las elevó incluso por encima de las originales, que temerosas de los riesgos que implicaba jugar a Dragon Ball, jamás nos reportaron la felicidad y la alegría que las truchas. Y eso que atesoro a mis figuras originales. Pero los recuerdos que me trae la memoria guardan las mejores páginas para los héroes de plástico berreta, caras horriblemente pintadas, proporciones desastrozamente hechas.

Y qué mejor que un compendio de fotazas (?) de estas reliquias para rememorarlas con respeto y a la vez cagarnos de risa (?) de sus desgracias, u horrorizarnos con su intensa fealdad…

[NdHDP: No sé por qué carajo al principio aparece una foto de una de nuestras ediciones de Sábados de Cosplay, capricho de WordPress…]

También las hubo en tamaño familiar (?) de estas figuras, he aquí algunos ejemplos…

El célebre Broly de brazos fijos (?)

Párrafo aparte para esta verdadera pieza de culto (?) dentro del ambiente dragonballero clásico (?). Se trata de la mítica réplica del Volumen 10 de la Suber Battle Collection de Bandai, nada más y nada menos que Broly SSJ, el equívocamente llamado “Legendario Súper Saiyajin”. Hubo innumerables versiones, de distintos tamaños, colores y razas (?), pero todos convergen en el conocido (?) rótulo de “Broly de brazos fijos”. Una masa de músculos de plástico, en estado de cólera, y con el único objetivo de acabar con todos o morir en el intento (?). Dejo a su crieterio el calificar como positivo o negativo, en base a las postales de guerra (?), el desempeño de mis Brolies (?) en combate…

Mi Broly de cabecera, de tamaño mediano. Plástico duro. Pocos muñecos en la historia de los juguetes han sufrido lo que este muchacho. El brazo derecho que ven ahí también está roto, literalmente colgando. Se lo quiso poner para salir chulo (?) en la foto.

Versión más pequeña, mucho menos pro, aunque no por ello menos azotable (?)

Bien, se nota que siempre lo quise (?) a Broly. Ya desde infante comenzó mi edilio para con él. Que Dios lo tenga en la gloria (?).

Y con esto concluimos este breve repaso nostálgico por el viejo mercado pirata de las figuras de Dragon Ball. Muy acotado, por cierto, ya que se reduce a una sóla colección, pero lleno de recuerdos indelebles para toda una generación de la que hoy estamos orgullosos de formar parte una sarta de vagos y delincuentes (?).

Este post va dedicado al viejito que era dueño de la juguetería Bombolo, muy macanudo. Al morir su esposa se ve que perdió fuerzas y terminó cerrándola. También a mis amigachos (?) Rodrigo Marzo y Sergio Orozco, quienes incansablemente evocaron la memoria del famoso Broly de brazos fijos, aquel que alguna vez fuera cubierto por papel de cocina y plasticola por cierto energúmeno con la intención de “sanar” sus heridas, y que en el afán reparador terminó cubriéndolo por completo porque le pareció copado (?).

Anuncios

Acerca de Majunia

"la duda debe ser la posición mental de quien aspire aproximarse cada vez más a la verdad o, por lo menos, a esa porción de verdad que es posible alcanzar"

Publicado el 29/03/2011 en Coleccionismo, Dragon Ball y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 26 comentarios.

  1. SubComandante Marzo

    Hermoso post, hermoso en serio. Larga vida al Broly. Cambio y fuera.

  2. Sergio Chaoz

    Interesantísimo post que da muchísima tela para cortar. ¡Aquí vamos! (?)

    Cuando decís que la Argentina se amoldaba a un nuevo proceso llamado “Globalización”, este enunciado podría considerárselo como muy limitado a los efectos ya casi perceptibles a simple vista de ella, pero no a su origen o desarrollo del mismo. Sería más apropiado tomar como fecha emblemática al descubrimiento por parte de los europeos del continente americano, o sea 1492, para empezar a hablar de un proceso de globalización. El término mismo surge a fines de la década del ’70 cuando el presidente de American Express lo utiliza en un discurso, lo cual también trae aparejado un cambio en beneficio de quien crea este discurso, ya que se desplaza la palabra “imperialismo” del discurso. Este cambio va acompañado de 3 aspectos que se mundializan y se profundizan (se profundizan porque vienen desarrollándose desde los albores del capitalismo europeo); estos aspectos son:
    – la desregularización financiera
    – el desarrollo de las comunicaciones (las telecomunicaciones como novedad)
    – abaratamiento de los costes de transporte

    Estos aspectos los desarrolla D. Harvey, un geógrafo al cual pude acercarme a su trabajo en la universidad, y con el cual me gusta estudiar porque relaciona muchas cosas de “El Capital”, haciendo una especie de “geografía crítica”. Este video es muy interesante:

    ¿Quién dijo que no se aprendía de Dragon Ball? Esas personas morirán con el corazón lleno de resentimiento, al ver que podemos discutir y ampliar nuestros conocimientos hablando sobre cuestiones relacionadas a la serie y como disparador de demás debates. Así que para ustedes: LA TIENEN ADENTRO, BIENVENIDOS AL CLUB DE PASMAN.

    Ahora, dejando de hablar pavadas (!), vamos al posteo en sí mismo, o por lo menos a la esencia. Antes que nada, debo decir que es sorprendente la cantidad de fotos, y los recuerdos que me traen. El Vegeta de cabellos dorados y su vestimenta completamente azul es una gloria, un poema homérico. Pensar que hicimos un con ese muñeco, marcando el inicio de una carrera, como si fuera una minusa que mueve los brazos en una de las películas del “Rápido y Furioso”.

    Broly, sobre todo el más pequeño: sin palabras. Ese flequillo de mierda (?) que se rompía así no más, aunque lo cuidaras más que la Guardia Real a la Reina Isabel II. Pensar que comparamos a este muñeco con el Subcomandante, representante de la rigidez absoluta (el muñeco).

    Por último, debo decir que hay unos que están muy buenos y que no son tan “truchelis”. Los de Cell y Freezer que hay por ahí zafan bastante. No me hubiera desagradado recibirlo en una de esas tantas navidades en las cuales me regalaban PUTAS REMERAS.

    Muchas gracias por los recuerdos y la respuesta a mi súplica. Mi egoísmo ha sido saciado con creces. ¡HASTA LA VICTORIA ONETTO! La Vanucci no, es bastante nueva y no tiene la personalidad felina (!) de la Onetto, una guerrera de pura cepa.

    PD: Qué feos los últimos dos antes de la foto de los Gotens. Atrás seguramente dicen: “Made in Lebanon”…

    • Ja ja, por qué vislumbré, cuando escribí justamente lo de la globalización, que se venía una respuesta de este tenor. Muy precisa tu observación. Y es verdad, incluso Marx hablaba de un proceso de “mundialización” en el Manifiesto Comunista, no hay nada nuevo bajo el Sol… A los fines prácticos (?) de caracterizar una época es que usé el tan trillado término “globalización”, sepa usted que el rigor histórico no es lo que prima en esta bitácora (?).

      La figura de Freezer en su tiempo (?) supo ser una de las mejorcitas, después, como todas, se cayó a pedazos. La de Cell estaba buena porque era de goma, podías doblarla sin temor a que se rompiese.

  3. Sergio Chaoz

    Qué burgués que sos chabón:

    “Sin culpa podíamos, mi hermano y yo (y sólo mi hermano y yo, dado que éramos unos elitistas (?) de mierda que de forma sectaria le cerraba la puerta a otros participantes (?)), impactar aquellas figuras, muchas veces de goma, siempre barato, destrozándolas en el acto, mutilándolas (?), silenciándolas para siempre (?). No nos hacíamos drama, lo justificábamos con un “son truchos”. Nosotros cuidábamos celosamente de nuestros juguetes, con mucho cuidado. Pero siempre que fueran originales. Sí, éramos elitistas nomás. A la clase burguesa (?) la protegíamos, a la popular la masacrábamos. Y encima nos reíamos (?).”

    Tendrás que rendir cuentas al Partido, sí, con mayúscula. (?)

    • No haré acuse de recibo, estas confesiones sólo ilustran mi pasado pequeño burgués, no significan nada en la actualidad. Ustedes sólo quieren desestabilizar mi posición en el Partido… ¿Buscan poder, acaso?

      La Verdad Orozca (?), miércoles 30 de Abril de 2011.

      SIGUE EL DOBLEDISCURSO MAJUNIANO
      Mientras afirma resueltamente defender a los muñecos oprimidos, promueve un regimen segregacionista de conservación. Se ventiló la verdad: Los muñecos truchos duermen, al día de hoy, en una caja atestada, que no cumple con las condiciones mínimas de higiene y salubridad. En tanto, los originales, únicos en estar cargados en la base de datos de MyFigureCollection de Majunia, esperan gustosos por la construcción de su vitrina propia. Nada ha cambiado desde los noventa. Los ricos son cada vez más ricos, los pobres, cada vez más postergados. Las burocracias jugueteras lo avalan en silencio. Pags. 9 y 10.

      Esto llega a publicarse en tu pasquín (?) y me hundís, ojo con lo que hacés (?).

  4. jajajaj yo tenia TODOS esos muñecos, tambien eran truchos, pero estaban un poquito mejor….

    Yo los compraba en lo de Nino, una jugueteria bien de barrio, por la suma de $2!!
    se la re bancaban, y como un boludo los termine regalando todos…. e buen…. tampoco eran tanto….

  5. chamanista

    Los muñecos truchos fueron para nuestra infancia lo que las gorditas agradecidas y pichis(!) son a nuestra adolescencia/adultez.

    No pueden reemplazar lo mejorcito(!) pero aùn asì nos hicieron felices(!)

  6. Que hdp!!

    jajajajaja se destapo chamanista….

    Che Majunia, ya empece el articulo :D, en unos dias te lo paso… es re polemico (?)

    • chamanista

      salgo en la paparazzi del mes que viene, te adelanto la tapa:

      “Si no hay algún bombón rondando… me conformo con las chicas rellenitas”

      • Sergio Chaoz

        Quizás sean bombones rellenos 😉 Jajaja, este Chamanista se ganó el corazón de la hinchada. Pura garra y corazón nomá. jaja.

    • Buenísimo, la controversia vende (?). Lo espero con ansia.

  7. chamanista

    Don Majunia entiende…

  8. SubComandante Marzo

    apoyo a chamanista vamos las gordas.

  9. Estando yo en Rosario, soy como el indigente que vive entre cartones al frente de un shopping careta. No sé si se entinde la analogía. En Somalía no hay nada, o poco. Acá sobra, y yo soy un excluido del sistema (?).

    • Sergio Chaoz

      Uh, viejo, como desaprovechás. Acá son todas iguales y usan jeans y campera negra. Me asqueo de siempre lo mismo…

      • SubComandante Marzo

        jaja Chaoz este verano todo cambiara, porque llevo la solucion al problema de la resaca que se quede la joda borracha hasta las 6 de la mañana

  10. Sergio Chaoz

    JAJAJA, yo no tomo…

  11. Noo que buenos recuerdos!! El broly de brazos fijos es una leyenda en todo el universo ! las mejores batallas y alianzas extrañas se desataban en el mejor escenario de todos, mi cuarto! (?) amaba jugar con estos muñecos piratones y lo mejor era cuando inventaba una historia como por ejemplo : aparecia el muñeco de rambo y lo hacia re capo pro y cell y goku se unian para derrotarlo y luego cell absorvia sus poderes y se hacia mas capo y rambo no moria (?) y se unia a goku (WTF) para vencer a cell… jaja extraño mucho , de verdad, esos tiempos. =(

  12. kakarotocol

    Excelente artículo =)…saludos desde Colombia…NO MIENTO…estos piratillas tal cual los ves en las fotos, en igual cantidades y comparando, pululaban aquí, son exactamente los mismos, dichos muñecos los puedo denominar como mi colección “Suber Battle Collection”, yo no jugaba con ellos, jajajajaja.

  13. Jajaja, yo tenía un llaverito de Vegeta SuperSaiyajin 2… muy buen blog, seguí así, y volvé, te perdonamos (?)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: