Grandes mentiras acerca de Dragon Ball

Siempre que algo alcanza un alto nivel de repercusión y popularidad, se tejen a su alrededor las más variadas reflexiones, porque opinar es gratis y en la mayoría de los países no está penado con la muerte (?). Suele suceder, entonces, que sobre un mismo fenómeno, cualquiera sea su naturaleza, se emiten valoraciones positivas y negativas en partes iguales. Dragon Ball, en tanto fenómeno televisivo, despertó muchas pasiones, a la vez que fue fustigado por las críticas en múltiples ocasiones. Siempre se puso la mira sobre los valores que la serie transmitía, que si eran buenos o malos para los televidentes (en su mayoría chicos). Las réplicas a esta controversia lejos estuvieron de dar en el clavo, o al menos de otorgar conclusiones satisfactorias. La mayoría de las veces se limitaron a repetir patrañas, verdaderas mentiras. Intentaremos, pues, desmitificar algunas de las consideraciones que se tienen respecto a los valores positivos que la serie inculca.

A los efectos de mitigar las críticas que generalmente apuntaban a la carencia de valores positivos y la violencia expresada dentro de la serie, una vez hicieron en Japón, dos especiales de televisión, a saber “El cuerpo de bomberos de Gokú” y “La seguridad vial de Gokú”. Los especiales se proponían demostrar cómo Dragon Ball era capaz de educar a los niños de manera sana y consciente, aunque la joda era que no se utilizaba la fórmula característica de la serie para hacerlo, sino que sólo se metía a los personajes dentro de una historia que nada tenía que ver, en escencia, con Dragon Ball. De esta forma, la imagen de la serie salía favorecida gracias a un pseudo aviso de Luchemos por la vida (?) que perfectamente podría haber sido protagonizado por Hitler y Mussolini (?), provocando el mismo efecto. Así cualquiera. Denme a mí un pequeño presupuesto y les armo un super post (?) justificando las violaciones sexuales. No, bueno, perdón, no tanto. Pero si queremos demostrar que Dragon Ball puede enseñar, hagámoslo desde la serie misma, y no inventando dos especiales pedorros que lo único que enseñan es que a) el servicio de bomberos voluntarios es rapidísimo (?), b) si Yamcha puede ser bombero voluntario, entonces cualquiera puede.

El otrora ignorante Gokú, educando a unos púberes acerca del uso responsable de los fuegos artificiales...

Igual, lo de los fuegos artificiales es cierto eh… mi viejo se voló tres dedos de la mano con una bomba de estruendo… si hubiese existido Dragon Ball en su infancia otra hubiera sido la historia… (?). Y como si fuera poco, la placa desafiante (?) de los productores de los especiales, dedicada a todos los ortibas que hablaban y hablan al pedo…

Bien, está clarísimo (?). Esta no es la mejor forma de defender a una serie de peleas. Y no aclares que oscureces…

Mentes lúcidas (?) han optado por esgrimir argumentos un tanto más coherentes, aunque más no hayan sido mentiras cuidadosamente aderezadas y teñidas de falsa moral.
Quiero que quede claro que en este artículo no abordamos sobre aspectos técnicos de la serie, ni mucho menos argumentativos. Pasamos del eterno debate entre si es buena o mala, si es original o repetitiva, si es profunda o chata.  No son la razón de este post y no queremos que se entremezclen. Lo que queremos definir es si transmite valores positivos, y en tal caso, cuáles.

Los defensores de lo indefendible tampoco hallaron muchos, pero al menos no los inventaron  (?) como los de la Toei, sino que tomaron algunos aspectos reales que se producen dentro de la serie y los idealizaron.

El primero y ya muy trillado, es el del valor de la amistad. Prrrrfff… paremos con la sanata, viejo. A ver, que sí, que hay personajes que entablan relaciones estrechas con verídicos componentes afectivos y bla bla bla. La amistad siempre se impone ante todo, aunque haya ocasiones en que sea preciso mandar al muere a los amigos mientras yo me hago re polenta (?), quizás porque mi amor al género humano sea mayor (?). Que los personajes sean buenos amigos entre sí y den la vida el uno por el otro no es un aspecto destacable, ni exclusivo de Dragon Ball, obviamente. En este caso se muestra cómo el trabajo en equipo (más allá de los múltiples arrestos individuales de Gokú) prevalece siempre al individualismo exacerbado y ayuda a cristalizar los objetivos. Pero resulta que esto corre tanto para los buenos como para los malos. Sí, es verdad que en Dragon Ball hay una leve tendencia a mostrar cómo los personajes embusteros, traiciones y malintencionados terminan perdiendo, pero de cualquier forma un malvado puede tener a sus amigos y complementarse con ellos para destruir ocho planetas (?). A lo que voy es que decir “Dragon Ball inculca el valor de la amistad y por eso es bueno” es un tremendo “(?)” y no exonera a la serie de ser detonador de los instintos más bajos y animales (?) del ser humano. Pasemos al que sigue.

“El constante estímulo a la superación personal, a no rendirse en la adversidad y a tomar con alegría y buena cara hasta las peores situaciones”. Esto directamente es una fantochada, ¿y saben quién lo dijo? Un servidor. Sí, eran tiempos en los que todavía me jodía un poco que criticaran lo que me gustaba, así que puse manos a la obra en la retórica (?) y formulé una de las más grandes mentiras que se hayan dicho jamás acerca de Dragon Ball, después de la de que Dragon Ball AF era una continuación oficial (?). Esos mensajes, objetivamente hablando, están latentes durante toda la serie, personificados por el protagonista, Gokú. El carácter despreocupado, perseverante y alegre de Gokú dice muchas cosas por sí solo, y puede, ciertamente, ser tomado de modelo ejemplar por los televidentes (no hace falta que sean niños, sin olvidar que las generaciones que alguna vez disfrutamos Dragon Ball tenemos ya las bolas grandes y tupidas (?)). Aún así, tomar las características constitutivas del personaje principal y hacerlas extensivas a la serie en general no me parece válido, sino un tanto exagerado. Son valores comúnes y corrientes, que no por ello menos fuertes, pero ordinarios al fin. Un protagonista de un shonen, de una serie de aventuras y peleas épicas, que sea un cagón, un amargado y un resignado, no enamora a nadie. Un protagonista del género debe, per se, reunir ciertas características que le son comúnes a la mayoría de los héroes. Por lo tanto, arrogarle a la serie el valor primordial de algo tan básico como necesario, se me hace absurdo. Dragon Ball no busca comunicar dichos valores, no se propone hacerlo, están ahí y pueden ser tomados, cómo no, pero por sí mismos no pueden definir a la serie.

¿Estoy viendo banalización del cuerpo femenino y su reducción a la condición de objeto? (?)

Lamentablemente muchos la recuerdan y la admiran por las peleas, sin atender al trasfondo que puede o no ser más o menos visible. No es muy ancho, pero ahí está. Tampoco se puede afirmar que sea una completa basura, pero el gran público absorbe lo que se enfatiza, y no son precisamente las nobles cualidades morales de Gokú por las que es recordado, sino por sus hazañas de fuerza. Que alguien me diga que aprendió de Dragon Ball el autosuperarse, el nunca rendirse y el poner buena cara al mal tiempo y voy yo personalmente hasta su casa a pegarle un tiro (?).

Finalmente, los argumentos que sirvieron de inspiración a este post, proferidos por quien detenta el record mundial por la colección de artículos dragonballeros más grande del globo. Mike Nilsen nos intenta convencer, a través de su ambicioso proyecto, de que Dragon Ball incentiva un estilo de vida sano (seguro, cagándose a trompadas con todo el mundo), “manteniendo una dieta nutricional, participando en actividad física, y persiguiendo un nivel más alto de educación”. Vaya que sí, porque la dieta de Gokú, con dinosaurios incluidos, era de lo más equilibrada que había. Ah, me olvidaba, “persiguiendo un nivel más alto de educación” (?).

Si bien es cierto que en el amanecer del crecimiento marcial de Gokú, su maestro, Kame Sennin, le advirtió sobre el verdadero sentido de las artes marciales (tal es la responsabilidad de todo maestro, hacer el chamuyo (?) de la paz interior y todo eso, para rellenar la primera clase (?)), también lo es que esto se degeneró con el transcurso de la historia. Veamos qué dijo el viejo Roshi…

Recuerda (?): se lee de derecha a izquierda.

Si bien la premisa básica se mantuvo al pie de la letra (siempre se usó la fuerza contra los abusos de los terroristas (?) y el capitalismo salvaje (?)), con el tiempo los personajes se convirtieron en máquinas de pelear, llegando a ser su interés máximo el de volverse más fuertes y… pelear, pelear y… pelear. Igual, el que avisa no traiciona, y en la última viñeta quedó clara la situación de Gokú (?).

Y con esto llegamos al final de este post que ya se extendió más de lo estipulado. Dragon Ball tiene cosas positivas (insisto, sin hablar particularmente de lo argumental), otras negativas. No tiene caso que intente convencer a nadie de lo bueno de la serie, puesto que creo que si están leyendo este blog, Dragon Ball les gusta y punto. Valores positivos, debe tenerlos, estos seguro que no lo son. Si me dicen que detrás de la trama se esconde un mensaje de concientización ciudadana, estímulo a la solidaridad y cooperación de clase, lucha irrestricta contra el corporativismo, denuncia sin descanso de los ataques estatales y patronales, y llamamiento al levantamiento del pueblo en armas (?), por ahí sí lo consideraría, pero tienen que justificar y ejemplificar (?), si no, no.

Que tengan un MUY FELIZ 26 DE ENERO (?).

Anuncios

Acerca de Majunia

"la duda debe ser la posición mental de quien aspire aproximarse cada vez más a la verdad o, por lo menos, a esa porción de verdad que es posible alcanzar"

Publicado el 26/01/2011 en Dragon Ball y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 18 comentarios.

  1. Dar lecciones o no darlas no tendría que ser algo de lo que se tuviera que preocupar el autor de una obra. Pensemos en alguien que inventa una serie. Tiene un argumento armado (excelente) y por alguna razón su personaje principal tiene que matar / violar / cagar a trompadas / a su mejor amigo / novia / madre / abuela. El argumento le queda perfecto con esa situación y no tendría porque preocuparse de las criticas sobre las lecciones morales que deja. Una persona cuerda tiene que ser capas de poder entender eso y no dejarse llevar por lo que una serie le muestre. Es verdad que los niños son más sensibles a esto. Pero no creo que el comportamiento entero de un niño se base en lo que vio en un anime o leyó en un comic.
    hay otras cosas que lo pueden influenciar mas. Lo que pasa es que es muy fácil para un padre que ve a su hijo comportándose mal, agarrar y decir “esto es por culpa de esos dibujitos que mira”, y problema resuelto. Si tenes un hijo ….no evites que mire esas cosas, simplemente enseñale que eso es “ficción”.

    Bueno, me gusto tu blog y me gustaría que te pasaras por el mío..

    Waaai.wordpress.com
    nos vemos.

  2. chamanista

    Buenas noches
    Coincido en gran parte con waaai(!) (–que nombrecito papá, te hubieras puesto algo más normal como “vegetafan7” ó “chamansita(!)”– ) , y sí, tengo que admitirlo… hay muuuuuuuuuuuuuuucha violencia en Dragon Ball, lo que me lleva a pensar que debería estar limitada a espectadores de cierta edad. Pero de ahí a decir que es amoral, QUE LA SIGAN CHUPANDO.
    Y sí, yo aprendí a autosuperarme con la serie.

    Majunia yo y mi guante de duelo lo estamos esperando en avellaneda.

    PD: Buen post viejo

  3. Bueno, sus comentarios me dejaron algo de tela para cortar.
    waaai, en primer lugar, bienvenido al blog. Siguiente, quizás lo que señalás en tu primera oración es lo que me hubiese faltado para rematar el post. Nadie está obligado a darle lecciones de vida a nadie, ni a transmitir leve o fuertemente determinados valores. Está claro que cada quién hace con lo suyo lo que mejor le parezca. En este caso estamos hablando de una serie de manga dirigida a un público juvenil y de gran alcance, que posteriormente se adaptó para la televisión, captando y cautivando así más público. Uno, dentro de su libertad y derecho a contar su historia como lo desee, también debe respetar un marco de responsabilidad respecto de ciertos parámetros tácitamente aceptados por la sociedad. Con esto no quiero decir que uno deba autorestringirse, eso sería censurar el propio arte, lo cual lo despojaría de tal condición, puesto que el arte es una expresión netamente humana. A lo que voy es que sea responsable en cómo lo transmite. Queramos o no, la televisión en tanto medio masivo y habitual de consumo, no sólo es formadora de opiniones y concepciones amplias, sino que también influye significativamente en la formación psicológica de las personas, ya que actúa como un actor social, valga la redundancia. Esto es especialmente cierto en el caso de los niños, que en edad temprana reciben las influencias externas sin prestar demasiada atención a la reflexión, a la reinterpretación y a la codificación de determinados mensajes. Por esto, no es mentira que la tele, algo de influencia tenga. Al contrario. El tema, como bien remarcás, es que la mayoría de las veces, los padres, en una actitud desinteresada y cómoda, atribuyen la totalidad de los comportamientos negativos a una única causa promotora. Muchas veces ese blanco es la televisión. Se debe tener presente que la TV es una influencia, no es definitiva. Si estuviésemos abandonados a las influencias, seríamos cualquier cosa. En todo caso, la responsabilidad entre lo que se emite y lo que se recibe, debe ser compartida. Un chico bien educado, que sepa discernir entre realidad y ficción, no debería tener problema alguno en consumir un producto que carezca de valores positivos. Y debo decir que Dragon Ball, con todo, aún los tiene, salvo que no son estos que describo en el post. El intento desesperado por formular argumentos insulsos con los cuales embelecer la esencia de Dragon Ball me parece ridículo. Quizás el autor no se preocupó por transmitir un mensaje de perseverancia y autosuperación con su personaje, sino que sus características y acciones fueron tales en función a ciertas necesidades particulares de la trama. En cualquier caso, dejémoslo ser, no le endilguemos valores que, o bien son muy difusos, o bien no existen.

    Me pareció muy acertado tu comentario. Ahora me paso por tu blog!

    Chaman, si entrás a su blog sabrás el porqué de su nick. No estoy seguro de si debiera o debería haber sido limitada a ciertas edades, principalmente porque parte de su fórmula está concebida para encandilar a chicos más bien chicos. Yo no sé si de haber visto la serie hoy por primera vez, me hubiese gustado. A mí me fascinó a los 5 años, hoy tengo casi 20 (mierrrrda que pasa el tiempo) y me sigue gustando, pero porque existe una conexión muy especial entre la serie y gran parte de la infancia que siempre rehuímos a abandonar. Creo que el éxito de Dragon Ball sigue estando en los chicos, en las nuevas generaciones, limitarlo sería hacerlo exclusivo de nosotros los viejos que sí pudimos verlo de chicos. Un chico de 4 años que ve Dragon Ball entiende poco y nada, uno de 6 ya tiene mayor idea de lo que es cagarse a palos, morir y todo eso, ahí es donde tiene que estar presente una figura paterna.

    Igual, es como dijiste vos eh… que digan lo que quieraaan, que las palabras vienen y se van (?), que piensen lo que piensen, síganla chupando.

    Ah, y nada de guantes, a mano limpia, vos, yo y mi Makankosappo (?).

    • chamanista

      jajajaja Majunia usted me obligo, SI, finalmente el momento llego..
      Voy a hacer una confensión.
      Quizá después de esto sea insultado, denigrado, escupido, manoseado(!), expulsado de su Blog y lo peor, ser considerado un pelotudo(!) pero ahí les va, que escuche el que quiera escuchar:
      YO empecé a ver Dragon Ball Z a los 25 y me fascinó, recién a esa edad me termine de ver la serie, y no solo eso, NUNCA me vi Dragon Ball completa, unos pocos capitulos(digamos que es muy infantil y no me llama,llegue tarde, en mi niñez están presentes Los Caballeros del Zodiaco) pero Dragon Ball Z aaaaaaaaaaaaaah que increible que es, que belleza!

      Esto para que sepa que los viejitos como yo sabemos apreciar lo bueno y que Dragon Ball Z tiene todo el potencial para enganchar a cualquiera en casi cualquier edad.

      Di testimonio.

      jajajaja

      • Wow, menuda (?) revelación, señor Chamanista. Bien por usted, rompiendo con todos los prejuicios de esta sociedad alienante y coercitiva. Igualmente le digo que en mi humilde opinión, Dragon Ball (me refiero a la primera parte del anime) es excepcional, insuperable excepto por la saga de Freezer.

  4. Ayyy, se podría escribir un libro sobre los valores de dragon ball. Que que pienso? bueno, pues yo pienso que cualquier vuelta de tuerca que se le intente dar actualmente a la serie no sera mas que eso, una vuelta de tuerca que lo unico que hara sera dejarte mas patidifuso que antes. Desde luego, una clara muestra de ello han sido los numerosos intentos por parte de muchos periodistas sensacionalistas de hacer que Akira fuese satánico, hasta que seguro que llegaron al punto de que hasta el propio Akira llego a creerselo, pero si a alguien hay que preguntarle cuales fueron los valores que pretendía inculcar con dragon ball, ese alguien es Akira. Lo demas no son mas que vueltas de tuerca.
    PD: Bienvenido al foro, waaai, a ver si te pones otro nombre XD. Yo la empece a ver a los 12 años (tengo 16) y no me arrepiento para nada de romper ese tópico estúpido. Si hubo algo que me gusto mucho de dragon ball fue que de vez en cuando rompían esos estereotipos estupidos cotidianos.

  5. Sumandome a la sinceridad de Chamanista, yo tengo 24 años (recuerdo que cuando nos vimos en Madryn no se los comenté), empezé a ver Dragon Ball a los 15, por los 22 conseguí la serie completa (mas peliculas) en DVD y un tiempo despues me armé de paciencia para verla completa. Hasta ese momento creia en la insuperabilidad de la etapa Z, pero al ver Dragon Ball cambié de idea, la primera parte no tiene nada que envidiarle a la segunda… de hecho me parece mas completa en contenido que Z, que es superior a nivel de emociones y escenas miticas pero pierde el humor y la aventura que DB tiene en buena cantidad. Ahora voy para los 25 y aunque no veo los capitulos con tanta asiduidad, Dragon Ball sigue siendo algo algo importante en mi vida.

    Y pensar que cada gil dice que Dragon Ball es una serie INFANTIL … jaja, infantil… muy risible realmente. Una serie que contiene humor erótico, violencia gráfica y lenguaje adulto (comprobado con el audio original) no es infantil, es de adolescentes para arriba. Este párrafo es una apreciación personal que sostengo respecto al tema que nos ocupa en este post. No se si sume a la discusión general pero es algo.

    Saludos, Gustavo desde El Bolsón, venido de Esquel y rumbo al Circuito Chico de Bariloche,

  6. Mirá vos, entonces, sin adjudicarme ninguna atribución especial, soy de los pocos en el blog que pueden contar con una mirada dual respecto a la serie, teniendo mi visión y primeras apreciaciones como un chico de seis años por un lado, y las reflexiones más maduras y criteriosas de la actualidad, que básicamente son las que leen post a post. Es interesante cómo la serie tiene el poder de captar a públicos de edades y preferencias tan disímiles, ahí quizás una de las claves de su éxito arrollador.

    El que sostiene que Dragon Ball (me refiero a toda la saga, con Z incluido) es infantil no sólo está errado objetivamente hablando (como remarca Gustavo, hay ejemplos concretos con los cuales contrarrestarlo), sino que está preso en sí mismo de una visión infantil, es decir, que utiliza para valuar, un prisma infantil. La incapacidad de reconocer las aristas y el contenido complejos es digna de quien todavía no ha desarrollado mecanismo de análisis más avanzados. Lo más seguro es que un nene que vea Dragon Ball se quede sólo con las peleas, las luces, en fin, lo meramente visual. Decir que Dragon Ball es solamente eso es verlo a través de los ojos de un niño, tener una mirada muy corta o simplemente ser lo suficientemente inmaduro como para considerar un dibujo animado “cosa de chicos”. Así lo veo yo.

    Gracias por sus comentarios que siempre enrriquecen al post.

    PD: Gustavo… ¿El Bolsón? En este momento te envidio.

    • Bueno, es que esas visiones infantiles del universo en si vienen dadas siempre por esos estupidos estereotipos que nos crean los medios de comunicación, y por el afán del ser humano en general de fomentar dichos estereotipos que al final lo unico que hacen es convertirse en un lastre para la humanidad. Dichos estereotipos han hecho mucho daño a mas series del planeta, como a los simpsons. Yo sigo viendo ambas series y me parece que le dan mil vueltas a las americanadas que nos sueltan los yankies, con sus chorradas lineales que a mi ya empiezan a aburrirme (y no solo los yankies) Pero desde luego yo siempre (o por lo menos ahora digo esto) tendre a dragon ball, a dragon ball Z y incluso a Gt de vez en cuando y a los Simpsons en mi rincón de series favoritas que mas me han marcado la vida. Eso tambien, totalmente de acuerdo contigo en lo que respecta a lo de la amistad, muchos han aprovechado esa excusa para crear series chorras de tres al cuarto.

    • La última noche nomás, mañana temprano volvemos a Baires. Totalizamos 6000 km. y 4 provincias en 17 días de vacaciones, envidiénme sentados, jejeje…

      Tema Facebook: Rodri, no me olvidé de agregarlos, es que no los encontré. Vamos a hacer lo precedente: voy a mandar una solicitud de amistad al perfil “La Columna de Majunia” y de ahi me ubican, ya saben mi nombre y apellido.

      • Ja ja, Gustavo, a nosotros nos pasó igual. Te buscamos y no te encontramos, de ahí el mensaje de Rodrigo. Ahora te agrego.
        Che, flor de viaje se pegaron, bien por ustedes, espero se lleven un buen recuerdo de tierras patagónicas, a pesar de Majunia, el SubComandante y su varieté cultural (?).

  7. SubComandante Marzo

    comparto todas las opiniones aca expuests (?, y debo decir que muy bueno el articulo

    • Sergio Chaoz

      Campesinos ebrios del jurado…

      • Bien ahí viejo con el avatar! Ya tenemos a alguien con Yamcha, a otro con Ten Shin Han y ahora a Chaoz. Falta alguien que se ponga a Krillin y completamos el grupo de los Guerreros Z mediocres (?).

  8. gustavo9089

    Lo único malo que recuerdo de la Patagonia es el viento y la falta de agua para ducharme en Madryn.

    • Bien ahí Gustavo con avatar!

      Lamentablemente no puedo decir lo mismo acerca de la Patagonia, porque los defectos que marcás no son parte de recuerdos, ja ja.

  1. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: