Mundo Toriyama, radiografía del autor (I)

Para muchos, el nombre de Akira Toriyama es sinónimo de Dragon Ball. Pero el significado de tamaño apellido tiene muchas acepciones dentro del universo del manga: cómico, despreocupado, creativo, son solo algunas de las características principales del sensei Toriyama en su rol de mangaka. Figúrense al menos por unos segundos lo vasto del exuberante mundo de Dragon Ball… Hacen falta varios segundos para completar esa imagen… tantos personajes, tantas historias, tantas geografías, uff… Si ese mundo les parece grande, el mundo entero de las historias de Toriyama les parecerá infinito.

En ocasiones anteriores le hemos pegado a Toriyama, en otras, el que ha golpeado ha sido él (?), así que para recomponer esta conflictiva relación entre el padre de la criatura y su mejor y más reconocido difusor (?), he aquí mi humilde homenaje a modo de una completa colección de fascículos (?) que nos adentrarán en la vida profesional de Tori, y que en su primer número abarca sus inicios como dibujante y, con detalle, sus tres primeras obras publicadas. Prepárense porque ir a las entrañas del salvaje mundo Toriyama es un viaje de ida…

El pequeño Tori empieza a garabatear

El 5 de Abril de 1955, en Nagoya, prefectura de Aichi, Japón, sale del vientre de su madre Akira Toriyama, cagándose de risa (?). Pasa algunos años en la intrascendencia (?), en donde suponemos que aprendió a hablar, a caminar, a ir al baño solito (?), leer, escribir… vamos, todo lo que un niño normal asimila en esos maravillosos años, que en el caso de Toriyama no tengo claro que fueran tan buenos porque eran tiempos de posguerra (?).
Entre otras aficiones como el balero (?), a Tori le gusta mucho dibujar. Primer punto en común con un servidor (?) (o sea, yo). Transcurre sus primeros años de escuela dibujando con sus compañeros. Le gustan especialmente los animales y los vehículos (los cuales estarán muy presentes en su futura obra). El dibujo de un caballo es el primero que realmente siente como propio. El mío fue el de un Tiranosaurio Rex, casi lo mismo (?).
Ver la película “101 dálmatas” es el despegue definitivo de Toriyama, impresionado por la perfección y la gracia de esos dibujos, sabe que desde entonces no volverá a separarse del dibujo.
El primer contacto con el manga lo tiene a través de las revistas que el hermano mayor de una amiguita (bien ahí, pibe (?)) tiene en su alcoba (?). En realidad, Tori ya había visto mangas en el pasado, pero nunca tantos juntos, y nunca en la casa de una amiguita (?). Se queda fascinado. Como vemos, un pebete fácilmente impresionable. En otra casa, además de debutar sexualmente también mantiene su primer encuentro cara a cara con la caja boba, o televisión. Alucinante. Ahora ya está dotado de todos los elementos que llevan a una persona a descarrilar su vida y hacerse dibujante de comics (?).
A Tori solo le falta el último paso para formalizar el coqueteo (?) con el que finalmente será su destino como persona y como semi dios (?). Si bien al ingresar en el secundario se distancia un poco de los mangas, continúa dibujando a rolete, y no hay libreta o cualquier espacio en blanco que se salve de sus geniales pinceladas. Todas sus anotaciones están cercadas por dibujos, otro hecho que nos recuerda al buen autor y despótico dueño de este blog (?).
Así es que decide entrar en una escuela de dibujo, la Zugaya San. Ahí aprende conceptos básicos acerca del dibujo, que lo ayudan a perfeccionar su técnica. Bah, qué sé yo, me imagino que eso habrá hecho (?). Un buen día se gana un premio por un dibujo de los 101 dálmatas, que lo pone muy contento y le hace saber que quizás tiene pasta para esto.

Trabajar, estudiar, dibujar o morir (?)

Tori está a punto de graduarse y ya casi no lee mangas. A veces dibuja alguno como para despuntar el vicio, pero se ve atocigado por distintas obligaciones. Debe enfrentar una difícil situación: Trabajar o ir a la universidad. Y empieza la facu nomás, en el año 1974, en el Instituto Superior Industrial de Aichi, en la carrera de diseño gráfico. No le pinta el estudio, por lo que al poco tiempo abandona la universidad (vaya, me sorprendo de todos los puntos en común que tenemos, me falta crear Dragon Ball y soy un Tori Jr (????)). Se manda a laburar en un estudio de diseño, y como tenía buena mano, le iba bien. El problema es que le cuesta ser puntual y muy formal. La compañía lo regaña a menudo por su desprolija forma de vestir, así que después de dos años y medio, renuncia. A todo esto ya estamos en 1977, Tori no tiene un sope partido al medio, y como todo joven, quiere divertirse. Debe encontrar trabajo pronto o vivir de arriba como muchos de sus personajes (?). De repente, una convocatoria le cae del cielo al muchacho. La reconocida editorial Shueisha invita a participar de un concurso de manga cuyo premio es nada más y nada menos que… quién sabe, pero seguro algo copado (?). Un entusiasmado Toriyama pone manos a la obra y presenta el que es aceptado como su primer manga, Awawa World. La suerte no lo acompaña, no gana el concurso y su obra no ve la luz.
El rechazo lo enoja mucho y resentido dibuja otro manga, que vuelve a enviar a la editorial. Nuevamente es botado. Hagamos un impasse acá… ¿A quién les recuerda esta seguidilla de derrotas? Quizás el oscuro (?) pasado de Toriyama nos de pistas acerca de su encono personal para con cierto personaje de Dragon Ball que no voy a nombrar, pero que empieza con “Y” y termina con “amcha” (?). ¿Habrá descargado sus frustraciones iniciales con el pobre “Lobo del Desierto”?.
Bien, volviendo a Toriyama, éste no se resigna y continúa enviando mangas hasta que por cansancio (?), uno de sus trabajos, una parodia de Star Wars,  de nombre Mysterious Rain Jack, queda en segundo lugar en otro de los concursos. Entonces, sucede algo mágico. El editor Torishima se contacta con el joven mangaka y lo anima a seguir intentándolo: “Todavía lo haces mal, pero puede que tengas posibilidades. Dibuja más mangas y mándamelos”. Finalmente el mismo editor es quien le da la oportunidad a Tori de estrenarse en la escena grande del manga japonés. En adelante, sus próximos mangas son publicados en el popular semanario Weekly Shonen Jump.

WONDER ISLAND Y LOS DEMÁS MANGAS DEBUT DE TORIYAMA EN LA PÁGINA 2¡ADELANTE!

Anuncios

Acerca de Majunia

"la duda debe ser la posición mental de quien aspire aproximarse cada vez más a la verdad o, por lo menos, a esa porción de verdad que es posible alcanzar"

Publicado el 16/12/2010 en Mundo Toriyama y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 8 comentarios.

  1. SubComandante Marzo

    Impresionante artículo, como un ignominio de la vida en general (? me brindo importantes datos (? que podré usar en mi vida laboral y de trabajo tambien (?

  2. Muy bueno! una vida interesante la del tori

  3. Hay algo de lo q estoy seguro… era dibujar o morir, porq aparentemente no sabia hacer otra cosa….

    ahora la duda q me surge es saber si le quedaba algo de guita a tori por hacer estas cosas,…..

    PD: y dale con yamcha -.-

    • A partir de Wonder Island el chabón es profesional, ergo, algo cobraba. Al ser novato, seguro que poco, pero hay que tener en cuenta que debutó directamente en una de las publicaciones más famosas de Japón, y apadrinado por el mismísimo editor (Torishima), así que quizás algo de guita arañó.

  1. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

  2. Pingback: Top 5: Figuras irresistibles « La columna de Majunia

  3. Pingback: Museo Dragon Ball: La colección más grande del mundo « La columna de Majunia

  4. Pingback: Mundo Toriyama, radiografía del autor (II) « La columna de Majunia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: