Movie Review: Una aventura mística

A paso de tortuga avanza esta aclamada sección que casualmente aparece cada 15 posts y no es adrede, es el destino (?). Y lindo rollo voy a tener para narrarles de la manera más amena los sucesos de esta peliculilla, que en sus escasos 46 minutos de duración compacta una riquísima historia (ufff…) y nada menos que 24 personajes diferentes (!) y dos iguales (?). Adelante con el review de “Una aventura mística”, el segundo largometraje animado de Dragon Ball.

Ficha técnica

  • Título original: Makafushigi Daibōken
  • Director: Un japoné’ (?) Kazuhisa Takenouchi
  • Estudio: Toei Animation
  • Productor: Chiaki Imada
  • Música: Shunsuke Kikuchi
  • Guión: Bajo (?) Yoshifumi Yuki
  • Estreno: 09/06/1988
  • Letargo (?) Duración: 2760 segundos (?)
  • Calificación: Cambalache (?)

La Historia

Todo comienza en los oscuros aposentos del palacio imperial de Mifán, un poblado perdido en el culo del mundo (?), como todos en Dragon Ball. Allí, servidores del Emperador pergenian un malvado plan del cual pronto se conocerán los detalles. Son nada menos que el Maestro Tsuru, su hermano, el asesino Tao Pai Pai, y su joven discípulo, Ten Shin Han. Le han pagado en cómodas cuotas (?) al marciano Pilaf y a sus esbirros, Shu y Mai, la construcción de un inmenso radar capaz de rastrear las mágicas Esferas del Dragón que están desperdigadas por el mundo. Su objetivo es invocar a Shenron, el dragón gruñón (?), para que éste les conceda su más preciado deseo: apoderarse de facto (?) del Imperio Mifán. No, mejor aún, del mundo entero.

A todo esto, la figura del Emperador no es corporizada por un viril, recto y poderoso hombre, sino por Chaoz el payaso (?). Este zángano de sexualidad indefinida (?) ha perdido a su muñeca “Ran Ran” (Chaoz… te pisás sólo, hermano, salí del closet (?)) y está dispuesto a recuperarla a cualquier precio, incluso por medio del genocidio (?).

Sus súbditos, complotados en plan para derrocarlo, le sugieren utilizar las Esferas del Dragón como medio para encontrar a la dichosa muñeca. Chaoz evalúa seriamente la propuesta y en cinco segundos (?)  el operativo búsqueda de las esferas está en marcha. Se arma un despliegue de la San Petersburgo (?) sólo para encontrar a la muñequita del señorito. A partir de ahora comenzará a correr sangre. El General Blue, que en esta película interpreta a un soldado de Chaoz, le advierte al Emperador sobre las sombrías intenciones del Ministro Tsuru (sí, es el Ministro), por lo que Tao Pai Pai no tiene más remedio (?) que ajusticiarlo usando su lengua, en una escena calcada a la de la serie. Antes ya había boleteado a Pilaf y sus amigos, no sin antes darles las gracias caballerosamente por su desinteresada (?) colaboración.

Mientras tanto, y aprovechando el opening de la película para ahorrar tiempo (?), Gokú y Krillin inician su arduo entrenamiento bajo las órdenes del Maestro Roshi. En realidad toman un curso básico de tres días (?) con el que ya están preparados para la alta competencia. Viajan en avión hacia Mifán, con motivo del Torneo de Artes Marciales que allí se realiza en medio de una turbada situación. Quien resulte vencedor podrá pedirle lo que desee al Emperador Chaoz, excepto la muñeca, claro (?). En el aeroplano, Roshi le entierra la mano en el culo a una azafata y a esta le place (?) aunque no lo diga. Después lo masajea y seguido baja delicadamente la falda hasta dejarla en… Esperen, ¿Qué estoy diciendo? (?). A Krillin se le para (?).

Los figurettis de siempre también deciden acudir al torneo. ¿Qué de quiénes hablo? De Yamcha y sus animadores (?), Poar, Oolong y Bulma. Bah, en realidad están en busca de Gokú y para ello rastrean la esfera de cuatro estrellas que el chico suele llevar consigo. En el camino se cruzan con los hombres de Mifán, que luego de una charla de misiles (?) se quedan con la esfera en disputa (que resulta no ser la de Gokú). Si se quiere, podemos endilgarle esta derrota también a Yamcha (?), total una más…

Vueltos a casa de Bulma, dan con el paradero de las esferas y deciden partir rumbo a Mifán para quedárselas como venganza del ataque sufrido. Bulma convence de ir a Oolong con la excusa de que en Mifán hay minas buenas, pero la pregunta que todos nos hacemos es: ¿Para qué mierda quiere que vaya Oolong? Déjenlo a ese cerdo mala onda y baboso. ¿O será que Bulma le tiene ganas? Para pensarlo (?).

En Mifán, Gokú, Krillin, Roshi, Lunch y la tortuga Umigame ya están recorriendo el lugar y comprando recuerdos (?). Enseguida se dirigen al Fast Food (?) más cercano para devorarse unas milangas con papas. Piden tres cajitas felices explicando que tienen un crío más en casa, pero lo cierto es que tercer juguete es para Roshi (?). En el mismo sitio, el indio Bora y su hijo Upa también están a punto de almorzar. Han llegado hasta Mifán desde las lejanas tierras de Karin, que fueron atacadas por las fuerzas del Emperador en busca de la esfera que Bora tiene en su poder. La intención del indio es participar del torneo para poder ganarlo y así pedirle al Emperador que salve a su pueblo de las garras de sus malévolos servidores. Si bien le paga al camarero con una pepita de oro (!), Bora no es culo de comprarle una cajita feliz a su vástago, que se conforma con una hamburguesa simple sin queso (?).

Gokú engulle hasta las servilletas (?), Krillin siente dolor estomacal y pide un Activia (?), Roshi se limpia el bigote. De golpe, uiu uiu uiu uiu (?), la sirena, cae INTERPOL (?). “Uh, sonamo'” piensa Bora (?). No, son los hombres del Emperador, otra vez. Exigen al indígena descubrir sus pertenencias. Este se niega y ordena a Upa que corra. El nene no tiene mejor idea que ocultarse bajo la mesa que ocupa el grupo de Gokú. Un poli se abalanza contra él intentando quitarlo del camino, el niño mono se retoba (?), le da una tunda y se arma el tole tole (?). Se prenden todos, símil bar del Far West (?). Lunch reparte tiros a mansalva, sus compañeros piñas y patadas. Hasta Hulk Hogan apareció cobrando por ahí (?). Irrumpe en la sala el conocido Sargento Metálico, que al igual que Blue, rescindió contrato (?) con la Patrulla Roja y se vino a trabajar para Mifán. Le hace frente a Gokú y termina arrepentido de haber sido… construído (?). Después de un intercambio de golpes, Gokú le propina un potente cabezazo que le hace volar justamente la cabeza al robot. Quien la ataja es Tao Pai Pai. Roshi descomprime la situación (?) advirtiéndole al asesino que tanto ellos como Bora son participantes del torneo, por tanto, invitados especiales del Emperador, por lo que no puede tocarles ni un pelo.

Por la noche y cerca de ahí, precisamente en el palacio, Chaoz tiene pesadillas en las que besa a una mujer (?) y pide auxilio desesperado a su nana Ten (?). El dolape llega de inmediato y Chaoz le informa sobre su mal presentimiento para el torneo. También le recuerda su promesa de llamarlo por su nombre en lugar de “Majestad” cada vez que estuviesen sólos (!).

Bien, al día siguiente, con una multitud emocionada y un sol radiante, comienza por fin el Torneo de las Artes Marciales, y con él vuelven a la vida (?) Yamcha, Bulma y el resto de la tropa, que por ser secundarios y no acompañar a Gokú fueron obviados hasta este momento.

Sucede algo curioso en el doblaje de la escena en donde se encuentran Bulma y el Maestro Roshi. Éste se acerca animadamente a la muchacha diciendo “A lo mejor…”, sugiriendo gestualmente una de sus perversiones. Inmediatamente cambian el rumbo de sus palabras pasando a decir “¡Niña pecosa, niña pecosa!” (?), dando a entender que con esa inocente ofensa provocó la ira de Bulma, cuando en realidad Roshi lo que había pedido en su diálogo censurado era una buena turca (?).

El formato de la competencia no es el habitual. No hay preliminares ni los luchadores son emparejados por sorteo. Simplemente saltan dos a la plataforma, quien gana sigue peleando. Yamcha interviene en la primera contienda ¡y gana!. Fácilmente se deshace de su oponente y ante tal demostración de habilidad, son varios los desertores. Quedan en carrera sólo un par de peleadores, más Gokú, Krillin y Bora, quien finalmente es el contrincante de Yamcha. Pero hasta acá llegó el amor (?) de los guionistas. A pesar de la buena performance del joven, es el indígena el que se alza con la victoria. Nobleza obliga, fue Roshi quien distrajo a propósito a Yamcha para que perdiese.

Al tiempo, Bulma, Lunch, Poar y Oolong se infiltran en el interior del palacio valiéndose de las transformaciones de estos últimos (sí, para eso servía Oolong), quienes personifican a Chaoz y Tsuru respectivamente. En el camino Lunch asalta a una vieja, robándole sus alhajas, sin (?).

Antes de que Gokú o Krillin subieran al tatami se les adelanta Tao Pai Pai y reta a Bora. Rápidamente consigue inmovilizarlo y lo obliga a confesar el escondite de la esfera que les falta. Al no obtener una respuesta satisfactoria, arroja al salvaje (?) hacia una estatua, siendo atravesado por la lanza de ésta. Herido de muerte es descolgado por Gokú, que lleno de rabia jura vengarlo. Arremete contra el asesino con una sarta de golpes que son esquivados uno a uno. El Kame Hame Ha consigue hacerle un pequeño rasguño a Tao Pai Pai (le destroza la ropa, igual que en la serie), quien retruca con su poderoso Dodonpa, haciendo volar por los aires a Gokú tras impactarlo.

Los amigos de Gokú son arrestados como presos políticos (?) y el complot se revela a los ojos del Emperador. Impotente, Chaoz busca ayuda en su amigo Ten Shin Han, pero… TRAICIÓN (?), éste le da la espalda dándole un grito que hiere en el alma (?).

Decíamos, Gokú sale despedido por los cielos y va a parar a… la Torre Karin (!), en donde es recibido por el Maestro Karin. Afortunadamente el pequeño se encuentra ileso, gracias a que la esfera de cuatro estrellas (su “abuelito”) amortiguó el disparo (cualquier semejanza con la serie es mera coincidencia). Karin, que estaba ordenando el boliche porque esperaba visitas (?), le pregunta a Gokú si quiere acabar con Tao Pai Pai. Y… obvio que sí (?). Para eso, le da una Semilla del Ermitaño con la que Gokú no sólo sacia su hambre sino que además se recupera de sus heridas y se vuelve más fuerte. Copado. Pero aún queda algo muy importante que aprender. El viejo sabio arroja la esfera de cuatro estrellas dentro de una de sus vasijas llenas de agua mohosa (?). Gokú dice no poder verla porque el agua está muy turbia, pero lo seguro es que le daba asquito meter la mano (?). Karin introduce su bastón dentro de la vasija y el agua se estanca. Gokú toma la esfera y cuando está listo para tomárselas el maestro le recuerda la enseñanza, que casi tiene que explicar con cuadros y dibujos (?). “Tu mente siempre tiene que estar tranquila como el agua para ver los movimientos que realizará el enemigo”. Atención con esto que es la mayor enseñanza de todo Dragon Ball (?).

Gokú sale al encuentro de Tao Pai Pai, que desde Mifán ha salido en su búsqueda para arrebatarle la esfera. Cuando el asesino sobrevuela la famosa Villa Pingüino y está a punto de cruzarse con Gokú, es derribado por un piedrazo (!) enviado nada más y nada menos que por Arale Norimaki, la simpática y traviesa niña robot protagonista de la primera gran obra de Toriyama, Dr Slump. Como si el popurri de personajes aparecidos hasta el momento no fuera suficiente, también Arale, acompañada no por uno, sino dos (!) Gatchan (los pendejitos alados de cabello verde), tiene su minuto de fama en esta película. Hay que decir que lo aprovechó bien porque hizo más que personajes como… Yamcha (?).

En el Palacio, Bulma y los demás han llegado a donde las esferas y se han hecho con ellas, y ahora se desata un tiroteo mientras intentan escapar de las garras de Tsuru. Lunch pela su amatrelladora pero es inútil contra el ministro, que detiende hábilmante cada uno de los balazos y contraataca con un Dodonpa que se dirige a Bulma. Yamcha sale a su rescate empujándola para esquivar el cañonazo, y ambos caen a una especie de lago que rodea el castillo. La descuidada de Bulma tiene el cierre de la mochila abierto – o roto (?) – y las esferas se escapan, cayendo por una grieta demasiado angosta para Yamcha (?) y sumergiéndose en el fondo. Las esferas, fueron.

En la arena de combate, Roshi y Krillin se las arreglan para no ser capturados y le propinan una paliza al Sargento Metálico. Se divierten con la malteada (?) sólo hasta que interviene Ten Shin Han, acestándole un mortífero rodillazo en la nuca al viejo, nockeándolo de inmediato. Tsuru toma de rehén a Upa y ordena a Ten Shin Han eliminar al Emperador. Ten sufre una contradicción interna y…

Ya volvemos al palacio, pero antes tenemos que saber qué ocurre con Gokú y Tao Pai Pai. El asesino se encuentra enterrado en el piso y la pequeña Arale le pide unas sinceras disculpas por el piedrazo. “Trataba de darle a un pajarito” (?), se excusa. Después de un regaño con mucho sentido ecológico (?), Tao se incorpora y Arale le tira la onda de ir a jugar a la Play (?). Gokú ya está frente a ellos y su nube voladora deja impresionada a la niña robot. Se inicia el duelo con Tao Pai Pai asegurando acabar el pleito en sólo tres segundos. Ambos se lanzan al ataque pero algo detiene bruscamente al killer. Los Gatchan le han atado la trenza horrible esa que tiene (?) a una cuerda a su vez sujeta a un árbol, parándolo de golpe y dejándolo indefenso para la arremetida de Gokú.

Avergonzado, Tao Pai Pai se desquita con Arale lanzándole un terrible Dodonpa que impacta de lleno en la nena. Como represalia, los Gatchan (a esta altura, los héroes de la película (?)) lo electrocutan con rayos disparados desde sus antenitas. Por su parte Arale, no ha sufrido ningún daño y el juego continúa. Gokú supera a Tao Pai Pai y obliga a éste a utilizar su Dodonpa, que esta vez no resulta efectivo, ya que es detenido por el chico. Sin escapatoria, Tao Pai Pai ensaya unas disculpas y se dispone a huir en un avioncito, no sin antes birlarle de improvisto la esfera de cuatro estrellas a Gokú. Cuando el saiyajin se apresta a perseguirlo, el villano acciona unos misiles que son devueltos simultáneamente por Gokú y Arale, explotando su avión y, creemos, provocándole la muerte.

La esfera cae desde el cielo y Gokú, montado a su nube, la captura en pleno vuelo. Arale y los Gatchan se despiden a lo lejos y hay tiempo de que aparezca ooootro personaje más, al menos por un par de segundos: Sembei Norimaki, el científico creador de la robot. Su participación se limita a observar confundido.

De nuevo en el castillo, le informan a Tsuru que las esferas han caído a un abismo dentro del lago, por lo que deberá conformarse con reinar sólo en Mifán. Contra su voluntad, Ten Shin Han está a un paso de ajusticiar al Emperador, quien es a la vez su amante amigo. “No me vayas a odiar, Chaoz, enseguida te haré sentir mejor”, se exime Ten, agazapado para dar el zarpazo mortal. El boludo de Chaoz se alegra por que lo haya llamado por su nombre y no “Majestad”. “¡Qué felicidad, me dijiste Chaoz! ¡Somos amigos!”, le responde. Se nota que Chaoz andaba un poco falto de amistades, tratándolo de uno a su propio verdugo (?).

El Maestro Roshi recupera inesperadamente el conocimiento y observa la situación con enfado. Le reprocha a Ten Shin Han usar sus fuerzas para hacer el mal y no para la justicia. Ten recapacita y ante las lágrimas de Chaoz, desoye las órdenes de su amo. Éste enfurece y decide hacer el trabajo por su cuenta. Recurre una vez más al Dodonpa, apuntado al Emperador. Ten Shin Han lo defiende y replica con su magnífico Kikoho, que se impone en el duelo de poderes y manda a mejor vida al Ministro Tsuru.

Ahora el último gran escollo es… el Sargento Metálico (?), que no se sabe cómo mierda llegó vivo hasta el final pero está ahí, en pie y con el pequeño Upa apresado en su enorme mano. Cuando está por arrojar violentamente al piso al indiecito llega Gokú a copar la parada (?) y atravesándolo con todo el cuerpo termina con esa amenaza llamada Sargento Metálico (?).

Bulma y Yamcha recién salen del lago, pensando seriamente en tomar clases de natación (?) y cuando todos creen que el peligro ha sido despejado y que Bora podrá ser revivido, sucede lo peor: Aparece Freezer (?). Nah, no aparece, pero no hubiese extrañado (?). El verdadero problema es que las esferas están en el fondo de una fisura submarina y es imposible recuperarlas (tampoco se esforzaron mucho en hacerlo, si no miren a los mineros chilenos (?)). A Gokú se le ocurre arrojar su esfera al lago y rezar (?) porque aparezca Shenron. Tira la esfera y… [ruido de redoblantes (?)]… ¡Bingo! El cielo se oscurece. “Uh, ahora se larga con todo, se me arruina la tintura” (?), piensa Lunch. No, es el Dios Dragón que emerge del lago y, en medio del ending (!), revive a Bora para la alegría del pueblo. Todos felices y comieron perdices (Gokú varias (?)).

Comentarios

Aventura mística retoma el final de La princesa durmiente del Castillo del Mal, y es el ejemplo de cómo NO economizar minutos de animación en una película. Como todos los filmes de Dragon Ball, se trata de una reinterpretación de cierta parte de la serie, de un resumen levemente modificado. El inconveniente es que esta película intenta englobar casi toda la serie hasta el final del 22º Tenkaichi Budokai, resultando lo que vieron, más de 25 personajes que se reparten el protagonismo de a pedacitos, una historia excesivamente acelerada, contada en 45 minutos, que encierra a su vez muchas otras pequeñas historias particulares de las cuales perdemos noción a medida que se desenvuelven los hechos. Es un verdadero cambalache, de ahí que el título encierre un misterio indescifrable: “Una aventura mística”. Sí, re flashera la aventura.
De todos modos es de lo mejorcito que hay dentro de las películas de DB y DBZ. Uno de los puntos altos es la calidad de la animación, que supera largamente a la de su predecesora. Hacía tiempo que no veía esta peli y la verdad que me sorprendió la limpieza de las imágenes, la intensidad de los colores y la luminosidad (?) de las técnicas especiales como el Kame Hame Ha o el Kikoho, por momentos parecía tratarse de una remasterización de la misma película. Pulgar arriba en este sentido.
Flojos estuvieron con la música. A esa altura de la vida (?) Dragon Ball ya contaba con un importante repertorio musical y podrían haberlo aprovechado usando mejores BMGs. Igualmente no es un punto muy criticable. Ah, el tema de cierre es una verdadera porquería, y más en castellano. Aunque claro, esto siempre hablando desde mi subjetividad.
En fin, debe ser el primer caso en que el resumen de una película es más largo que la misma (?).

Momento Clímax

Ninguno se lo merece (?), pero para cumplir vamos a dárselo a… a… mierda, que cuesta elegir uno… la película es menos atrapante que la pokebola de Pikachu (?). Bueno, señoras y señores, decisión salomónica: Ta-te-ti (?). Y el azar ha estado del lado de: La muerte de Bora. Con mucho menos emotividad  que la de la serie por su previsibilidad y escasa originalidad, pero con un componente levemente trágico y dramático. Naah, mentira, no te eriza ni un pelo, pero un momento había que elegir, así que, felicitaciones al galardonado.

Mejor personaje masculino

Pude haber optado por la opción más sencilla y siempre inobjetable de elegir a Gokú, por su valentía, por sus hazañas, su heroísmo y todo lo demás, pero no. También podría haberme quedado con Ten Shin Han y su gran determinación, siendo el personaje más complejo (si se puede hablar de complejidad…) al presentar una ambigüedad sentimental marcada y un dilema ético (?) importante. Sin embargo, tampoco es él el escogido. El premio al mejor macho cabrío (?) se lo lleva el asesino favorito de todos: Tao Pai Pai. Es el único villano que inspira verdadero temor de todos los que intervienen, es frío, cruel, indolente. Su personalidad está bien definida y se presenta constantemente como la amenaza más grande del conflicto. Yamcha, no te desanimes, ya tendrás tu chance (?).

Mejor personaje femenino

Aunque me cuesta resistirme a la tentación (?) de poner una imagen de Bulma o Chaoz Lunch, debo reconocer que la participación más incisiva de parte de las féminas estuvo a cargo de Arale, la androide. Ayudó a Gokú en un momento clave y dejó en ridículo nada menos que a Tao Pai Pai. La escena del piedrazo es gloriosa. ¡Enhorabuena, Arale!

Calificación Final

Argumentalmente no es más que La leyenda del dragón Shenron, pero está varios pies por encima respecto a la animación, sin perjuicio de que es dos años más nueva. Una aventura mística se lleva TRES ESTRELLAS, y cerramos ahí, que si me apuran le resto una…

Próxima entrega: “El camino hacia el más fuerte”.

Que la fuerza los acompañe. Hasta pronto.

Anuncios

Acerca de Majunia

"la duda debe ser la posición mental de quien aspire aproximarse cada vez más a la verdad o, por lo menos, a esa porción de verdad que es posible alcanzar"

Publicado el 18/10/2010 en Dragon Ball, Movie Review y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Jajaja bueniiimo! me encanto la review… es muy loco que Chaoz sea reina.. y yo no lo vote

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: