Mundial 2010: Japón tiene historia

Cuando en el ambiente del fútbol se menciona la palabra “Japón”, inmediatamente sobrevuelan el inconsciente las palabras “Supercampeones”, “Oliver Atton”, “Yo no fuí” (?) y “destino exótico” (?). Pero poco más que eso. El avanzado país asiático, famoso por su teconología de punta, sus series de animación y el Sushi, no ha logrado un desarrollo en el deporte rey a la par de su crecimiento en otras muchas áreas.  Pues, para algunos puede ser razonable, puesto que los ponjas tienen los pies redondos (?), pero conociendo la vasta experiencia histórica que los de la Tierra del Sol Naciente tienen pateando la pelota, es difícil comprender por qué  aún no han conseguido el éxito futbolístico a nivel mundial y sólo pueden conformarse con figurar en la escena principal en forma de innumerables sponsors (?).

La historia oficial del fútbol moderno en Japón  indica que la asociación regente de dicho país hasta la actualidad, la JFA (Japan Football Association), fue fundada en 1921, y afiliada a la FIFA (Fédération Internacionale de Football Association) en 1929. Tras una breve retirada durante la Segunda Guerra Mundial, reingresó al órgano rector del fútbol mundial en 1950, y cuatro años más tarde se unió a la Confederación Asiática de Fútbol. La Selección de fútbol de Japón disputó las eliminatorias para la Copa Mundial Suiza 1954, Chile 1962, México 1970, Alemania 1974, Argentina 1978, España 1982, México 1986, Italia 1990 y Estados Unidos 1994, sin lograr el objetivo en ninguna de ellas. Recién tuvo su debut mundialista en 1998, en el Mundial de Francia, y desde entonces, no ha faltado a ninguna cita, habiendo en el medio organizado junto a Corea del Sur, la Copa Mundial del año 2002, en la que jugó el papel del anfitrión buenudo y boludo (?). Los máximos lauros de los Samurai Azules, tal como se los conoce, fueron los títulos por las Copas Asiáticas de los años 1992, 2000 y 2004, además de una solitaria y lejana medalla de bronce obtenida en los Juegos Olímpicos de 1968, en México.

Un nipón marcado por Matías Almeyda, en Francia 1998, debut mundialista de los Samurai Azules…

En lo que respecta al fútbol moderno y profesional dentro de Japón, todos los años la JFA organiza la J. League, que cuenta con dos divisiones profesionales y una tercera amateur. El profesionalismo no llegó a Japón sino hasta el año 1993, cuando la J. League fue creada en reemplazo de su antecesora, la Liga Japonesa de Fútbol. Los equipos nipones son generalmente animadores de la Liga de Campeones de la AFC (The Asian Football Confederation), aunque sólo se han coronado en cinco oportunidades.

Sin dudas, ni el palmarés ni la presencia de Japón son gran cosa, prueba de que el boom del fútbol en ese país se dio recién durante los años ’90, junto al creciente fenómeno de la llamada globalización. Pero los de la isla esconden algo más, las pelotas, hijos de puta!. Quedarse con la historia japonesa dentro del fútbol moderno sería desconocer la importante y larguísima tradición que el juego de patear la pelota tiene en esas tierras. Como otros a lo largo y a lo ancho del planeta, Japón tuvo y aún conserva un juego que, más allá de su similitud con el soccer (?), no ha tenido incidencia en la creación del fútbol como lo conocemos hoy, cuyo origen se remonta a mediados del siglo XIX, cuando distintas escuelas piratas británicas unificaron los códigos con los cuales este deporte ya se practicaba desde hacía varios siglos y crearon así el Football Association.

El juego del que hablamos es el Kemari, practicado en Japón por diferentes estamentos y en distintas etapas, desde el siglo VI. Jugado por los miembros de la aristocracia en un principio y luego extendido al resto de la población, el Kemari es una tradición que ha sobrevivido hasta nuestros días, y todavía goza de buena salud en determinados círculos, haciendo acto de presencia también, en algunos festivales populares.

Complicado que no se caiga con esos zapatos y ese armatoste, ¿No maistro? (?)

No está bien definido el carácter competitivo de este juego. Mientras que hay quienes lo practican como un método de relajación o una especie de ceremonia social, otros sostienen que en su momento, el mismo enfrentaba a diferentes equipos en una competencia. ¿Cómo se ha jugado y se juega hasta el día de hoy? El modo de juego es muy simple, aunque no por ello menos complicado de dominarlo. En un juego de Kemari pueden participar de 6 a 12 personas, ubicadas en ronda en un área (kikutsubo) de aproximadamente 15 metros cuadrados, delimitada por cuatro de árboles de diferentes especies, plantados en cada una de las esquinas, simbolizando las cuatro estaciones del año. Todo consiste en pasarse la pelota de jugador a jugador, únicamente con el pie, sin dejar que toque el suelo. La pelota, llamada Mari, mide unos 25 centímetros de diámetro y está hecha de cuero de ciervo y serrín, un tanto (?) más pesada que el globo del que tanto se quejan los jugadores en el presente Mundial de Sudáfrica.

Nonos (?) japoneses jugando al Kemari.

Según ciertas fuentes, el verdadero objetivo del juego es entablar una conexión con la tierra y sus elementos, no sólo por parte de los jugadores, sino también de los inadaptados de siempre (?), el público.

Sin embargo, el Kemari tiene raíces todavía más antiguas. El juego de pelota japonés deriva de un conocido y extinto deporte practicado en China desde el siglo XXIV antes de Jebús (?), es decir, desde el siglo III antes de Cristo. Se trata del Tsu-Chu, o simplemente cuju. El cuju, cuya traducción sería “patear pelota”, semejante a nuestro “balompié”, es un verdadero antepasado del fútbol moderno. Si bien, como el Kemari, no tuvo influencia alguna en la creación del deporte más popluar del mundo, era llamativamente similar al juego actual, y en China se transformó en todo un fenómeno social.

Campo de cuju y una highlight (?) de la época.

Para no extendernos más allá de lo que este artículo desea retratar (la tradición proto (?) futbolera del pueblo japonés, influida en este caso, como la mayoría de las áreas culturales, por China), vamos a decir que el cuju consistía básicamente en meter la pelota en una de las seis porterías rivales, enfrentadas a unos de los cuatro lados del campo rectangular. Cada equipo contaba con doce jugadores, seis defendían las metas propias y otros seis gambeteaban (?) en el campo intentando embocar la pelota (que fue evolucionando con el correr de las dinastías (?)) en las rivales. Cada anotación valía una determinada cantidad de puntos. No he verificado, pero el otro día vi en The History Channel (?) que las dianas (?) logradas en las porterías del centro sumaban más puntos por suponerse más difícil anotar en ellas. En resumen, un deporte de doce contra doce donde siempre gana Alemania (?).

Decía que el balón fue evolucionando con el paso del tiempo. Y vaya si lo hacía. En un principio estaba hecho de cuero, era macizo y relleno de pelos y plumas de animales, y ya en la dinastía Tang, estaba compuesto por dos capas, una interna que comúnmente se trataba de la vejiga de un animal inflada, y otra externa, elaborada con ocho pedazos de cuero. Durante la dinastía Song se dice que el esférico se asemejó mucho al actual, hecho con doce pedazos de cuero y con un peso de 430 gramos, era más liviana y aparentemente los players también se quejaban de ello (?).

Otra que la Jabulani

Fue significativo el nivel de desarrollo de este deporte. Mientras en la vieja Europa se divertían con los juegos bíblicos de Rod y Todd (?), el cuju se profesionalizaba en la China, llegándose a crear clubes y permitiéndose las transferencias de jugadores entre los mismos. Claro que en ese tiempo los pases no se hacían por cifras millonarias, aunque tampoco por arroz (?). Los jugadores debían llenar un formulario con su nombre, ciudad de origen, nombre de su maestro (generalmente los jugadores civiles eran amateurs y entrenados por un maestro, que era profesional) y hasta carrera previa. Pero además de los trámites burocráticos (?), se sometían a pruebas de aptitud, como por ejemplo hacer 100 jueguitos sin que la pelota cayera al suelo, qué tul (?).

Mascota tentativa para el primer mundial de Kemari.

El cuju comenzó limitándose a los cuadros militares y a la esfera política, es decir, a las cortes reales y a las clases altas. Pero en su período de mayor auge se expandió a las clases populares y hasta llegaron a existir equipos femeninos. Dice la leyenda (?) que en una ocasión, una joven civil de escasos 17 años pudo vencer a un equipo formado íntegramente por milicos (?), sin duda, una gran gesta para su género (?).

Información sobre este singular juego y sus diversas variantes abunda en la red, y no deseo resaltar más que esto. Hoy los once guerreros de Toriyama tienen la oportunidad histórica de reivindicar a su país con la milenaria cultura futbolera que posee. Lo que es una incógnita hasta el día de hoy es, si estos chinos (chinos, japoneses, son todos iguales (?)) vienen jugando a la pelota hace miles de años… ¿Por qué mierda no cazan un fulbo? Capricho del destino (?).

Fuentes

Y como bonus track… video de un juego de Kemari:

Anuncios

Acerca de Majunia

"la duda debe ser la posición mental de quien aspire aproximarse cada vez más a la verdad o, por lo menos, a esa porción de verdad que es posible alcanzar"

Publicado el 12/06/2010 en Fútbol y etiquetado en , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 9 comentarios.

  1. Sergio Chaoz

    El ocho que marca Almeyda… ¿es Hidetoshi Nakata, cierto? Un jugadorazo, la rompía, salió varias veces elegido como el mejor jugador de Asia.

    • No sé, vos sabrás mejor que yo. Comentario al margen: Qué FLOR de camiseta aquella de Japón en su primer Mundial. Hermosa. ¿Qué carajo tenía en las mangas?

      • Sergio Chaoz

        Eran simples llamas, aunque quedan bastante copadas. La marca es “Asics”, que nunca volvió a hacer una buena camiseta…
        Y sí, era Nakata no más, lo acabo de averiguar… ¡Si habré clavado golazos en el FIFA 2002 con ese chabón!

  2. ¿Llamas? Me pongo en camapaña para conseguir esa camiseta.

  3. Nakata es fija para jugar la master league del PES.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: