Movie Review: La leyenda del dragón Shenron

Buenas. Volvemos a la acción después de varios días de descanso y con una nueva sección: Movie Review. Como su nombre lo indica, la propuesta es una revisión de las películas de Dragon Ball, al estilo de  LCdM. ¿Y por qué en inglés? Porque “Revisión de películas” queda sencillamente choto (?). Primero lo primero, así que inciamos con “La leyenda del dragón Shenron”, el largometraje debut de Gokú y compañía.

Datos irrelevantes Ficha técnica

  • Título original: Shenron no densetsu
  • Director: Daisuke Nishio
  • Estudio: Toei Animation
  • Productor: Chiaki Imada
  • Música: Shunsuke Kikuchi
  • Guión: Toshiki Inoue
  • Estreno: 20/12/1986
  • Duración: 50 min. aprox.
  • Calificación: Malísima (?)

La Historia

Un pequeña aldea ubicada en el culo del mundo (?) es asolada por el ambicioso Rey Gurumes, un bestial no-sé-qué (?) cuyo deseo y necesidad es degustar los platos de comida más refinados del mundo. Para ello, invade con su ejército de feroces hombres, la propia aldea que se encuentra bajo su dominio, para extraer del suelo piedras preciosas con las que pagar los más exóticos platillos y así saciar su formidable hambre. Lleva adelante la destrucción de la aldea con la excusa de que allí se elaboran secretamente armas de destrucción masiva (?), que legitiman su intervención reguladora (?).

El problema surge cuando ya ningún gourmet de este mundo puede satisfacer sus pedidos. El paladar de Gurumes se ha vuelto muy exquisito y está obsesionado con probar nuevos sabores, por lo que decide hacer uso de las Esferas del Dragón y de su mágico secreto, que dicho sea de paso, parece conocer toda la sarta de villanos de la Tierra.

Los trabajadores de la aldea no han alcanzado ni el nivel de madurez ni de conciencia de clase (?) necesario como para encaramarse en una revolución libertadora que les permita frenar el destrozo de sus tierras y sólo algunos insurgentes como una valerosa niña pequeña levantan la bandera de la resistencia campesina (?). ¿Quién podrá ayudarlos en esta terrible situación?

Pansy (o Penny), enseñando el camino de la revolución a sus coterráneos.

Lejos de allí, en las recónditas montañas, vive un niño, a saber, Gokú (?), quien cuida celosamente del pequeño hogar que perteneció a su difunto abuelo y con él, el regalo más preciado que éste le obsequió: la Suu Shinchuu, o Esfera del Dragón de 4 estrellas. Por ignorancia o negación (?), el pequeño Gokú la trata como si fuese su abuelo.

Todo cambia en la tranquila vida de Gokú cuando se encuentra con Bulma, una muchacha de la ciudad que va en busca de las Esferas del Dragón. Después de una atropellada presentación, ésta le revela el secreto que encierran las misteriosas esferas: al reunir las siete que son en total y pronunciar las palabras mágicas, aparece Shenron, el Dios Dragón, capaz de conceder cualquier deseo. Bulma iba tras el suyo, conseguir un novio guapo, y para ello ya contaba con una de las esferas.

La situación se complica cuando inesperadamente la esfera de Gokú es vilmente choreada (?) por Bongo y Pasta, los secuaces del Rey Gurumes, que ansiaba pedirle a Shenron aquellos platos tan exquisitos que los mortales ya no le podían ofrecer. Gokú y Bulma van tras ellos, pero es inútil. Su nave es derribada por la artillería pesada de los esbirros de Gurumes, por lo que se ven resignados a seguir viaje con sólo una esfera en su poder.

Que te paguen una esfera con una moneda equivale a que te den un vuelto con caramelos Sugus (?). Frustrante.

En el camino se topan con Pansy, la nena rebelde (?), que es atormentada por Oolong, un violín (?). Gokú se presta para hacer reconsiderar la situación (?) al cerdo transformista y éste escapa cobardemente. En la persecución ambos caen en territorio de Yamcha, un rastrero (?) que gusta de arrebatar (?) a los viajeros. Él y Gokú mantienen una intensa pelea en la que, como no podía ser de otra manera, el fracaso de Yamcha es inevitable.

Yamcha y otra participación fallida. Continúan los fracasos.

Por la noche, Pansy relata a sus nuevos amigos la desgracia que atraviesa su pueblo y revela sus intenciones de dar con Kame Sennin, conocido por ser un maestro de las artes marciales. Queda bien claro que la niña nunca buscó una salida diplomática del conflicto. Supo muy bien que las revoluciones deben ser violentas (?).

Así es que se une a Gokú y Bulma, y junto al colado de Oolong parten rumbo al hogar de Kame Sennin. Allí son recibidos por el anciano experto en artes marciales, quien después de regalarle a Gokú su nube voladora, decide obsequiar a Bulma la esfera que dice haber encontrado 100 años atrás (lo cual nos revela que Shenron no ha sido despertado en mucho tiempo), con la condición de que ésta le de un beso. Al de por sí bizarro viejoverdísmo (?) de Kame Sennin hay que sumar el hecho de que quien toma el lugar de Bulma para cumplir tal condición es Oolong, que trasnformado en la joven hace de las delicias del viejo maestro y de todos los otakus pajeros.

La justificación del papel de Oolong en la película.

Conseguida la esfera sucede lo peor (?). Una vez más, Bongo y Pasta hurtan una de las bolas (?) y, no conformes con ello, destruyen por completo la pequeña casa de Kame Sennin. Encolerizado, éste concentra toda su energía y con su famosa técnica llamada Kame Hame Ha, manda a volar a los invasores, que de todas maneras consiguen escapar con la esfera.

Gokú, con sólo presenciar el gran despliegue hecho por Kame Sennin, prueba el Kame Hame Ha y en su único intento logra realizarlo.  El maestro, lavándose las manos asombrado por la habilidad del chico, decide sorpresivamente no ir en ayuda de los aldeanos sometidos por el Rey Gurumes, alegando a Pansy que ya cuenta con personas que pueden ayudarla.

Y va entonces el grupo tras las Esferas del Dragón. Al llegar al castillo de Gurumes es recibido por una lluvia de proyectiles por parte de los soldados del rey. Gokú se bate a duelo con el grandulón de Bongo, mientras que Yamcha, acompañado por su fiel amigo Poar, reaparece en escena intentando hacerse de las esferas, para cumplir su deseo de perder el miedo a las chicas (un psicólogo puede ayudar en eso también).

Dentro del castillo Oolong y Poar hacen valer su inclusión en la película (?) transformándose en sendos monstruos que asustan a los guardias y les abren el paso hacia el aposento de Gurumes. Pasta los detiene por unos momentos cuando dispara a quemarropa contra Yamcha. Los diamantes afanados instantes atrás lo protegen de las balas y la pelea sigue sin cuartel.

Finalmente se encuentran cara a cara con el rey, que agonizante, pide por comida para calmar su hambre. Descontrolado se alza contra nuestros héroes (?) y ni siquiera Gokú puede hacerle frente usando su Kame Hame Ha. Bulma descubre que las Esferas del Dragón están protegidas dentro del estómago de Gurumes. Sí, el animal este (?) se las lastra como cualquier bocado. Por ello, la joven lanza la esfera faltante hacia la boca del monstruoso monarca. Las demás esferas reaccionan y Shenron está a punto de despertar.

El Dios Dragón se apersona ante la estupefacción de todos los presentes. Anticipándose a Bulma y Yamcha, que ya se relamían con sus deseos, Pansy, la vocera de la libertad y el progreso (?), le pide a Shenron que reconstruya su desolada aldea. “Papita pa’l loro” dice Shenron (?) y en un instante devuelve a la pequeña villa toda la rebosante vida perdida en manos del cruel y frío interés (?).

Todos contentos se aprestan por reconstruir las casas de la aldea y el Rey Gurumes, que no muere en la explosión que sufre su cuerpo (!), aparece en pelotas detrás de unas rocas, suplicando por comida (y ddddaaale con la comida…). Pansy le acerca una deliciosa manzana, que éste degusta placenteramente. El padre de Pansy, de pescado nomás (?), le da una especie de lección de vida o moral (?) a Gurumes, recordándole que delicias como aquella fueron las que había destruido por su ambición, a lo que el Rey responde con indiferencia (?).

A todo esto, Bulma y Yamcha se consuelan dándose afecto y Gokú se emociona con el rumbo que toma la humanidad a partir de ese momento. Para él, la revolución ha comenzado (?).

Comentarios

Como la mayoría de las películas de Dragon Ball, La Leyenda del Dragón Shenron narra una historia paralela a la de la serie original, en una suerte de reinterpretación de sus primeros capítulos, por lo que no se puede esperar mucha originalidad. Básicamente se trata de un breve resumen reformulado. La inclusión de escenas casi diénticas a las de la historia original es una constante en estas películas, y en esta lo podemos ver en algunas como las de Bulma meándose colgada del báculo de Gokú, Oolong transformándose para asustar a Gokú y escapándose convertido en murciélago, Yamcha perdiendo un diente en su pelea contra el protagonista o Roshi pidiendo un beso a Bulma como condición. Son partes calcadas de la serie.

Este hecho de que sea una especie de resumen la hace aburrida. No hay nada nuevo, todo sucede muy rápido (la mayoría de las películas de Dragon Ball ronda los 50 minutos de duración) y sin demasiadas emociones. Particularmente se me hace realmente tedioso ver las películas, y a menos que no lo haya hecho en un buen tiempo, no suelo hacerlo. Lo único para resaltar es la animación, levemente superior a la del anime televisivo, lo cual se puede ver en las imágenes de este post.

Momento Clímax

Decía que este ¿largometraje? carece de emoción, por lo que elegir un momento de tales características resulta dificultoso. Finalmente me quedo con la aparición de Shenron desde el interior del cuerpo de Gurumes, simplemente porque es parte central del argumento de la película y por ser la más inusual de las salidas que le he visto.

Mejor personaje masculino

No hay dudas de que este reconocimiento se lo lleva Gokú. Tuvo mucho más protagonismo que los demás lo cual le permitió destacarse por encima del resto. Es el Gokú de siempre actuando como siempre, así que no hay nada más que agregar. Ya verán que no en todas las películas lo eligiré como el mejor de los machos (?).

Mejor personaje femenino

Estaba entre Pansy y Bulma. A Pasta la descarté porque su personaje no dice absolutamente nada. Pansy mostró valentía y decisión a la hora de hacerse cargo de la salvación de su pueblito, pero si hablamos de valentía, lo suyo no puede competir contra la actuación de Bulma, que hizo gala de su buen uso de los aviones y la metralleta (?). Además, dejémosnos de joder, es Bulma.

Sólo para que digan que aprovecho cada oportunidad para meter imágenes de ella.

Calificación Final

Del puntaje de una a cinco a estrellas que voy a utilizar para valorar a las películas, La Leyenda del Dragón Shenron se lleva DOS ESTRELLAS.

Bien, esto ha sido todo por hoy. Hasta la próxima.


Anuncios

Acerca de Majunia

"la duda debe ser la posición mental de quien aspire aproximarse cada vez más a la verdad o, por lo menos, a esa porción de verdad que es posible alcanzar"

Publicado el 25/05/2010 en Dragon Ball, Movie Review y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 5 comentarios.

  1. el bambino veira al lado tuyo, un poroto….

    que critico!!! jajaja xD

  2. SubComandante Marzo

    Ja ja muy bueno viejo! Me gusto mucha la parte de las golpizas sociales

  3. Chamanista

    Una critica cercana a la perfección, tan cercana que no se distingue de la perfección en sí (?)

  1. Pingback: Movie Review: La princesa durmiente del Castillo del Mal « La columna de Majunia

  2. Pingback: Movie Review: Una aventura mística « La columna de Majunia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: