Villanos

Villanos, el post que se merecen [Modo Taringa! Off] (?)

Indudablemente, Dragon Ball no hubiese sido el mismo sin sus inconfundibles y entrañables villanos. Como en toda serie de acción y aventuras, los tuvo y en gran número. Pero para una historia tan extensa como la de las Esferas del Dragón, hubo sólo unos pocos que se destacaron sobre el resto y que adquirieron merecidamente el rótulo de “grandes villanos”. Fueron los más malos, los peores, personajes estelares en sus sagas de origen. Así como podríamos destacar a  Gokú, Vegeta, Piccoro, Gohan y Mirai Trunks como los “cinco grandes” personajes guerreros de toda la serie (dicha apreciación no es cualitativa, sino que está dada por la popularidad de esos personajes), también tendríamos la posibilidad de hacer lo propio pero con los villanos, definiendo a Piccoro Daimaoh, el mismo Vegeta, Freezer, Cell y Boo, como el grupo de los “cinco grandes”.

Como todo villano afiliado al gremio (?), cumplen con los mínimos requisitos, que consisten en ser despreciables, crueles y por sobre todo, muy muy (?) malvados. Aún así, cada uno ostenta una personalidad diferente, que lo convierte en un personajes de mayor o menor riqueza. Está claro que un demonio completamente irracional que sólo busca la destrucción de todo a su alrededor sin más motivos que esa misma destrucción no puede ser igual a otro que, con metas y ambiciones bien claras y una consciencia de que los medios de los que se sirve para cristalizarlas pueden y deben perjudicar a otros, despliega toda su ola del más cruento terror de manera plenamente interesada y, como dije, con fines prácticos.

Entre estos dos polos se encuentran los denominados por mí, “cinco grandes”. A los extremos se ubican Freezer y Vegeta, por el lado de los conscientes, crueles y ambiciosos; y Boo, por el flanco (?) de los más estúpidos, irracionales y vacíos. En el medio de este sándwich (?) se acomodan Piccoro Daimaoh y Cell, ambos con objetivos bien definidos pero que carecen de mayor sentido.

Empecemos entonces, por fijar bien los extremos. Iniciamos por el más tosco y rústico (?), el que ocupa Boo.

Boo fue creado por el mago Bibidi, sin otro fin que el de “sembrar el terror entre los seres vivos”, según las palabras del Kaio Shin del Este. Digamos, es malo por el simple hecho de ser malo y nada más. Pocos condimentos para lograr ese carácter vil, ruin, rastrero y malintencionado que requiere todo villano. Un verdadero villano no necesita ser inteligente, de hecho Boo no lo es. Un gran villano, sí. Para alcanzar sus metas de simple destrucción, no le hace falta tener una gran cabeza. Y allí reside la gran falencia de este poderoso enemigo del bien. Boo ni siquiera distingue entre el bien y el mal, sólo destruye, aniquila, desconoce completamente si eso es bueno o malo, sólo lo hace. Por ello, dentro del grupo de los grandes villanos, es indiscutiblemente el de menos talla, más allá de sus insuperables poderes.

Como bien dice Kaioh Shin, Boo no posee sentimientos, es maldad pura y dura (?)

En el otro extremo tenemos a dos de los mejores villanos de la serie. Se trata de Freezer y su otrora aliado, Vegeta, con la particularidad de que este último acabó mudándose a las filas del bien.

¿Qué tienen de especial estos dos personajes? Lo que cualquier villano odiado y aborrecido debe tener. Carácter, personalidad. Ambos poseen ambiciones similares y precisas. Van detrás del anhelado deseo de la inmortalidad, y pisotean a cuantos se crucen en su camino. Son, en la mayoría de los casos, fríos, interesados, embusteros. No persiguen su objetivo de manera desequilibrada, como Boo, sino que lo hacen calculadamente. Son calculadores natos. No se contentan consiguiendo sus propósitos y al mismo tiempo desmantelan los de los demás. Son crueles, indolentes. Pero no llegan a ser asentimentales. Poseen sentimientos, como el orgullo. Y el orgullo herido es el que los disloca, el que los mueve, o el que al mismo tiempo los mata, los humilla, los desalienta. Hacen lo imposible por salirse con la suya, sin escaparle a la traición. A diferencia de villanos como Boo, la decisión de tomar el camino del mal es enteramente suya, más allá de las influencias que puedan tener (si bien los Saiyajins son natural e intrínsicamente malvados, Vegeta muestra claramente cómo pueden ser capaces de optar por una vida pacífica y el llamado “bien”)
En pocas palabras, tienen un fin, un fin siniestro, hacen el mal para conseguirlo, pero por sobre todo, saben que lo hacen, y eso les gusta.

En medio de los dos extremos hallamos a Piccoro Daimaoh y a Cell. Ambos son seres racionales, como Freezer y Vegeta, ambos corren tras un objetivo. En sus objetivos reside la diferencia entre un perfil y otro, ya que los métodos y demás aspectos son muy similares.
Si bien los planes de Piccoro Daimaoh no distaban mucho de los de Freezer, existían pequeñas diferencias, además de las dimensionales (uno se proponía gobernar el planeta Tierra y el otro seguir siendo amo y señor de buena parte de la Galaxia). Piccoro, una vez recuperada y eternizada su juventud por medio de las Esferas del Dragón, deseaba convertirse en el Rey del Mundo y  asolarlo, transformarlo en el reino de la maldad. ¿Para qué? No sé. Simplemente disfrutaba, como en el caso de Boo, de la maldad por la maldad misma, y si bien puede entenderse como un interés puramente personal (puede que haya sido su hobbie), no deja de ser una finalidad chata, carente de sentido.

Distinto hubiese sido si su deseo se limitaba a tomar las riendas del planeta y controlarlo a su voluntad. Pero… ¿No es acaso lo mismo? No, la mayor ambición de Piccoro era transformar al planeta rebosante de paz y amor en una tierra tenebrosa de caos, maldad y destrucción. Si ello tuviese un sentido práctico y bienhechor para quién lo consigue, que alguien me lo explique.

Por último tenemos a Cell, de un caso llamativamente particular. Su propósito era el de asesinar a Gokú, como todos los androides fabricados por el malévolo Dr Gero, con la intención de vengar la derrota, en manos de Kakarotto, de la poderosa Armada de la Patrulla Roja. Tras alcanzar la perfección, abandona rápidamente esa labor impuesta y él mismo redefine sus intereses:

Para Cell, la conquista es algo vulgar, y es posible que no le falte razón, pero... ¿Divertirse con el sufrimiento de los demás? ¿Y después qué? Volvemos a la maldad por la maldad misma

Después de entretenerse con los rostros de terror y desesperación, Cell se propondría… destruir el planeta… Vuelvo a preguntar… ¿Para qué? ¿Qué haría luego vagando en el espacio? ¿Seguiría explotando planetas como un demente? Porque dejó en claro que la conquista no era lo que le atraía… En fin, otro malvado oponente que fue maloso sólo para representar una amenaza y porque sí.

De esta manera, podemos decir que de confeccionar uno de nuestros clásicos Top Five Faiv, el primer lugar sería disputado por Freezer y Vegeta, llevándoselo el primero por no declinar nunca en su senda perversa. El tercero caería en manos de Piccoro Daimaoh, aventajando por poco a Cell. El quinto escalón sería propiedad absoluta de esa chiclosa masa amorfa (?) llamada Boo. La idea original del post estaba pensada para uno de esos rankings, pero creí mejor volcarla en uno como el que acaban de leer, porque los “cinco grandes” así lo merecen.

¡Aupa y me cago en Dios! (?)

Anuncios

Acerca de Majunia

"la duda debe ser la posición mental de quien aspire aproximarse cada vez más a la verdad o, por lo menos, a esa porción de verdad que es posible alcanzar"

Publicado el 18/01/2010 en Dragon Ball y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. un post muy pero muy bueno, no logro entender porque no le habian comentado antes de mi ?

  2. Me parece muy acertado y correcto tu análisis, pero creo que en lugar de meter en esa lista a Vegeta, que más adelante se volvió del lado de los buenos, deberías haber metido a Baby, además en el mismo grupo que has metido a Vegeta y Freezer. Porque? pues porque este villano, si bien no ha sido destacado por ser demasiado cruel y sanguinario (no era malo malísimo) si que tenía un objetivo claro y además muy fundamentado para hacer lo que hizo, y es por un lado vengarse de los saiyans por haber destruido su planeta y su raza y por otro lado recuperar el esplendor del que había sido su planeta. No quiere ni conquistar ni destruír, quiere vengar a su raza y reconstruír el antiguo imperio tsufur. Creo que tiene incluso un objetivo más razonable que el propio Freezer, que anhelaba dominar el universo, por el simple hecho de reinar sobre los demás.
    Por otro lado creo que, aunque quizás no merece estar entre los “5 grandes” villanos, sí merece ser mencionado Omega Shenron, que yo personalmente incluiría en el grupo de Célula y Piccolo Damiaoh, ya que este es también un villano que no tiene un objetivo lógico ni demasiado razonable, solo quiere disfrutar luchando y derrotando rivales, y cuando se aburra, destruír planetas e incluso galaxias expandiendo su energía negativa (y para que? cuando tu energía negativa se extienda a todas las galaxias y todas acaben destruídas que haces?) Pero de este villano si me gustaría destacar algo, y es que me parece el más inteligente de toda la serie, incluso más que el propio Freezer, la manera en que pensaba, como ejercía un pensamiento lógico sobre el desarrollo de los combates… y además no daba tregua, porque a diferencia de Freezer, este no pecaba de soberbio ni daba ventaja a sus rivales para divertirse. Omega Shenron iba directo y contundente a su objetivo.
    Por último y ya que estoy hablando de DBGT, mencionar a Súper C17, al cual considero el peor villano de todos, un androide hiperpotente que tenía una mente prodigiosa para la lucha pero vacía para razonamientos lógicos, simplemente obedecía lo que le decía el doctor Myu sin preguntar u opinar (hasta Majin Bu cuestionaba o desobedecía a Babibi de vez en cuando). Finalmente Súper C17 traicionó a su creador porque le insultó, solo por eso, y al momento de hacerlo ya se le veía un personaje desorientado e incapaz de llegar muy lejos solo.
    Nada más un saludo.

    • kamejamejá

      Pero ésto es algo canónico porque se toma de base al manga, que es la historia “de verdad” de Dragon Ball (los animés Dragon Ball y Dragon Ball Z son adaptaciones que siguieron bastante bien al manga pero tuvieron muchos rellenos con bastantes errores e incoherencias, mientras que Dragon Ball GT ni siquiera cuenta porque el manga ya había terminado, es decir que es un animé puesto como un futuro alternativo de Dragon Ball y está bastante mal hecho).

      Te recomendaría que leas el manga (que está disponible en internet para leerlo en línea o descargarlo) para que veas la obra de verdad de Toriyama y de paso notes las diferencias que hay con el animé.

  1. Pingback: El mejor anime « La columna de Majunia

  2. Pingback: Los cinco grandes « La columna de Majunia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: