Dragon Ball Z Bu Yu Retsuden

Cuando, actualmente, la mayoría en el mundillo Dragon Ball y particularmente en el de sus videojuegos, se ocupa de hablar del Raging Blast o el DB Online, próximos a lanzarse en este año dos mil nueve, nosotros (?) nos adentramos en lo más profundo (?) y preferimos darle espacio a uno que supo dejar su huella en la década de los noventa, época dorada de Dragon Ball. Sí, hablo del Dragon Ball Z Bu Yu Retsuden, para SEGA Génesis (o Mega Drive).

El juego, producido por Bandai y lanzado en el año 1994, fue el único título de Bola de Dragón (?) para la consola SEGA Génesis, y podemos decir, quienes lo jugamos, que estuvo a la altura tanto de Dragon Ball como de cualquier buen juego para dicha consola.

Por si no recuerdan (?) o son muy jóvenes, el SEGA Génesis era de esas antiguas consolas en las que introducíamos un cartucho, prendíamos y jugábamos. Rápido, simple, cálido, sin vueltas, sano (?). Aquellos cartuchos definitivamente grosseaban. Eran cincuenta mil veces más incómodos para guardar que un CD, pero a la vez, cincuenta mil veces más queribles (?). El botón de dirección del joystick se salía a menudo. Los joystick no eran muy caros, pero una solución práctica y hogareña (?) era insertarle un clavo (!) en el lugar del botón y seguir jugando hasta que te dejara el pulgar a la miseria.

SEGA Génesis 3, la que yo tenía. Aún no existía
cuando el juego que nos ocupa salió al mercado.

Y en esta plataforma vio la luz el Dragon Ball Z Bu Yu Retsuden, cuyo género, de peleas, ya estaba siendo explotado por la Super Nintendo con su serie Dragon Ball Z Super Butoden.

Yo tenía el Dragon Ball Z Bu Yu Retsuden, por aquél entonces, el único videojuego de mi serie favorita al que tenía acceso. Digamos que entender el menú de opciones era, cuanto menos, compliqueti (?), estaba todo en japonés, a excepción de algunas palabras en inglés. Aún así, restaba deducir un poco para poder jugar en cada uno de sus modos o disfrutar de un concierto (?) de su exquisita Background Music.
Se disponía de once personajes, cinco buenos (incluído entre ellos, Vegeta), cinco malos (Incluída Nro 18, que, en la saga en la que estaba basado el videogame, era maléfica (?)) y Gokú, que, por supuesto, siempre está más allá del bien y del mal (?). Más precisamente, ese grupo selecto (?) de once súper guerreros estaba compuesto por: Gokú, Vegeta, Mirai Trunks, Gohan, Piccoro, Nro 18, Freezer, Perfect Cell, el Capitán Ginyu y Reecome. Ah (?), y Krillin.

Acá, el breve ¿opening? y un combate de esta perla noventosa. Escucho la BGM y siento mucha nostalgia.

Ahora bien, vamos a hablar un poco sobre la jugabilidad del DBZBYR. Antes que nada, aclarar que describo a partir de mis recuerdos, hace años fue la última vez que lo jugué. Si no me equivoco, podía jugarse de a dos, uno contra uno, claro está. Con mi hermano nos dábamos masa.

También estaba el bautizado por mí, modo “Torneito” (?), con el que identificaba y diferenciaba de otros modos de juego al que ustedes, gente pro imperialista (?), pueden llamar “Tournament Mode”. Era sencillamente descollante. Se elegía un personaje (en mi caso, casi siempre Piccoro, aunque después fuí jugando y ganando con todos para poder ver el final particular de la historia de cada uno) y se enfrentaba, en diferentes instancias (todos contra uno sería una masacre (?)), a cada uno de los luchadores de los que disponía el juego. Por lo general, los primeros combates eran contra los guerreros más fáciles de vencer, hablamos de Cell, Reecome y Ginyu. Al ser muy altos, sobre todo el primero, se les hacía más difícil la movilidad y poder esquivar los golpes. Los más petisos y escurridisos, caso de Gohan, Freezer o Nro 18, se escabullían con mayor facilidad. Vegeta y Gohan casi o siempre estaban en los dos combates finales, y era realmente duro ganarles, salvo para mí (?).

Krillin orteando (?) a Reecome. Algo que en la serie no
estuvo ni cerca de suceder y que nos demuestra
que en el mundo de los videojuegos, todo se puede (?)

Los gráficos 2D destilaban belleza. Eran buenos. Cada personaje poseía un variado (tampoco muy amplio) repertorio de movimientos y ataques y los golpes cuasi mortales (que en principio no tenía idea de cómo hacer y que de hecho, pocas veces hice uso) le aportaban mucha calidad al producto. Los escenarios tampoco se quedaban atrás. Había uno en particular muy interesante, el planeta Namek en sus últimos minutos de vida. Le imprimía emoción y tensión (?) al combate y nos llevaba a afrontarlo en carácter de vida o muerte (?)

Comentaba antes sobre la background music (BGM), la música de fondo. También una joya, a la altura de lo que debe ser una BGM como a la que Dragon Ball nos tiene acostumbrados. Pueden escuchar algunos en estos videos colgados en You Tube:

Cualquiera que se haya viciado con este juego, se regocijará una vez que las vuelva a escuchar, especialmente las primeras.

Ahora bien, hijos de puta los vertiginosos años dos mil, ustedes se preguntarán cómo y qué se necesitaba para hacer funcionar a estos prehistóricos juegos. Por esos años no era tan sencillo como ahora, tomen nota de los materiales para poder hacerlo en casa (?)…

  1. Consola SEGA Génesis [Que funcione]
  2. Tomacorriente (Se enchufan allá tanto la consola como el televisor) [Que funcione]
  3. Televisor (Con el de la imagen no van a lograr nada, pero es simpático (?)) [Que funcione]
  4. Dragon Ball Z Bu Yu Retsuden, obvio [Que funcione]
  5. Cerebro [Que funcione]

Bueno, hasta aquí nuestra reivindicación y recuperación del ostracismo y el oprobio videojueguístico (?) de uno de los mejores juegos de pelea de Dragon Ball para consola que se hayan visto en mi casa (?). Seguiremos rescatando del olvido popular a aquellos otros videojuegos que se hayan visto y vean opacados por los modernos, inescrupulosos e indolentes juegos del nuevo milenio.

Salud y libertad (?)

Anuncios

Acerca de Majunia

"la duda debe ser la posición mental de quien aspire aproximarse cada vez más a la verdad o, por lo menos, a esa porción de verdad que es posible alcanzar"

Publicado el 10/09/2009 en Videojuegos y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Vivan los noventosos! Yo sigo guardando mi SEGA Genesis en el Ropero. Creo que aun conservo el juego del que hablás.

    Una grosseada. Budokai Tenkaichi me la chupa (!)

  2. La Nintendó, la Play Steiyon… se va a la puta… que los parió…!

    Juegos caretas. Anti-pueblo (?)

  3. ta muy bueno el post… nos recuerda que (almenos) nos divertimos usando aparatos electronicos antiguos que ya casi nadie recuerda y que no necesitamos algo novedoso para divertirnos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: