El mejor detergente

Ustedes, mis ávidos lectores (?), se estrujarán los sesos intentando saber de qué va este post. No tenemos dudas de que el detergente Magistral es el mejor, ¿No? (¿Y?). Pues bueno, así como no queda lugar a una sóla duda sobre esto, tampoco la quedará sobre el sentido de la vida (?) cuando usted, estimado lector, termine de leer este intento de artículo.

Como sabrán, estuve ausente estos últimos días, debido a problemas visuales, por lo que el señor a quien dedico este post, debería sentirse muy honrado, ya que todavía estoy con algunas molestias.

Hoy, cuando ingresé al panel de administración de este exquisito (?) blog, me encontré con un particular comentario en la más que exitosa y reveladora (?) entrada dedicada a Yamcha. Se trataba de una crítica hacia Dragon Ball, como muchas otras veces hemos visto. Podría haberla dejado pasar sin problemas, pero como ésta era diferente a las demás, reparé en ella. Una crítica bien constituída, muy alejada de los vacíos comentarios del tipo “eeeea, no podés ver una serie de dibujitos re chota, eaeaeaea”. El autor de la misma no se quedó atrás con su nick name, “El intelectual”.

No es por presumir amigo intelectual, pero en intelectualidad no me supera nadie (?), y en humildad tampoco (?!). El comentario de nuestro nuevo amigo, como dije, llamó mi codiciada atención, por lo que decidí navegar por la página a la que me llevó el link de su nick name. Allí encontré su comentario completo mostrándose en contra de Dragon Ball (ustedes dicen “¡ooooooh!”). Esto es lo que escribió:

Animado por las altas notas que le dan en esta website me animé a visionar puntualmente algunos episodios de esta serie de dibujos animados para niños concluyendo lo siguiente amigos solo prosigan leyendo:

No se si entendí bien la trama pero por lo visto en un hipotético futuro el mundo está poblado por humanos y otras razas como asombrosos zorros bípedos o enanos azules y gente verde, lo que me indicó que el viaje interestelar había sido desarrollado, pues descarté que esta serie se subiera al carro de las disparatadas teorías evolucionistas de Darwin y que hubieran surgido nuevas razas en la tierra.

A pesar de ser un futuro muy tecnológico la gente puede dar asombrosos saltos y hasta volar por si sola algo que acepté pues son dibujos. Lo que me desconcertó un poco más fueron sus cualidades luminiscentes y sonoras, pues nadie puede soltar esos berridos sin desgarrarse la garganta amigos es ilógico. No paran de pelear continuamente en un claro y lamentable esquema bien contra mal amigos en el que siempre se sabe de antemano quien vencerá, pero claro hay que darle un guión al sinsentido de la trama disparatada. Por si fuera poco, alguno de los habitantes de la tierra lanzan rayos con sus manos cual dioses del olimpo amigos mas sin justificación alguna simplemente hemos de aceptar que hay gente que puede lanzarlos y gente que no.
Sin embargo a pesar de sus superpoderes son, como no, guardianes del bien y la paz amigos y por tanto constituyen una suerte de superdefensa para los ataques alienienígenas a la tierra y hasta a la galaxia es todo un dislate como pueden comprobar. Por lo demás, los tensos y emocionantes combates no son más que intercambios surealistas de golpes en los que destrozan montañas pero no sus caras algo inverosímil y en los que no paran de hablar “blablabla” sin parar. Me he tomado la libertad amigos de reproducir uno de estos diálogos:
-te venceré y seré l numero 1 del universo
-no no podrás yo te venceré a ti debo hacerlo
-blablabla
así una y otra vez amigos, es un insulto. Por lo demás, la serie sigue el esquema de “oh ahora se ha vuelto el más fuerte su nivel es insuperable!” hasta que aparece otro más fuerte y se repite la dinámica superándose. Es como el detergente amigos, se diría que esta es la serie del detergente. Cada nuevo detergente es “el que lava más limpio por siempre” hasta el siguiente anuncio, en el que el nuevo es aún más blanqueador por siempre. Es mas amigos, la serie es tan estúpida que comienzo a considerar seriamente que se trate de una campaña publicitaria de detergente encubierta. Sea como sea, no vean esta anodina serie. Se que es una serie de dibujos animados para niños en la que no tiene cabida un análisis tan certero e intelectual como el mío, más hay lo tiene se lo regalo amigos.

De acá la nota: Film Affinity

Mucha razón tiene en varias de sus percepciones, aunque, a mi parecer, un juicio de valor sólo lo puede hacer quien haya visto de manera completa la serie, conozca la historia original del manga y sea contemplativo y hasta diría yo que comprensivo con el pobre de Toriyama, que en ciertas partes de la serie  prácticamente era obligado a continuar y debía romperse el coco para conseguir ideas aceptables. Es decir, ¿Quién reúne todas las condiciones para llevar a cabo un análisis de tal embergadura? Sí, adivinaron, YO.

Principalmente, hay que entender a Dragon Ball Z, la segunda parte de la serie de televisión (hago énfasis en esto) como la continuidad de un éxito ya bien consituido, como lo fue el de Dragon Ball. En otras palabras, podrá comprender mejor el valor de Dragon Ball, quien haya visto primero la parte inicial de la serie, o sea, Dragon Ball. Muchos de los fans, y me animo a decir, la gran mayoría de éstos, comenzó viendo Dragon Ball Z, la segunda parte, la que obtuvo un éxito arrollador y sin precedentes, y, dependiendo del grado de fanatismo que alcanzara cada uno por la serie, terminaba o no por ver, después, la primera parte. No fue mi caso. Primero disfruté Dragon Ball, luego me emocioné con Dragon Ball Z, y lamentablemente también terminé sufriendo al pobrísimo Dragon Ball GT.

Humor y acción se combinan en un crisol mágico, hecho para el deleitar hasta al paladar más fino (????)

Humor y acción se combinan en un crisol mágico, hecho para deleitar hasta al paladar más fino (????)

La primera impresión que provoca Dragon Ball Z, es la de una historia poco profunda, con un argumento chato y repetitivo y de un formato ya muy trillado, por lo menos en el mundo del anime. Y es así. Si ponemos en tela de juicio el valor de Dragon Ball Z y extraemos completamente del resto de la historia, nos encontramos con que todas sus sagas tienen un formato similar, que las situaciones que viven los personajes son prácticamente siempre las mismas, aunque disfrazadas de manera distinta.

¿Por qué entonces nos embobamos (no encontré mejor definición al estúpido acto de pasarnos horas y horas frente a la caja boba o frente al tubo, como diría Peter Finch en su papel de Howard Beale en el muy buen film “Network”) con una serie a la que, a simple vista, se ve muy vacía en contenido? Bueno, no sé cuál será el motivo de la gente que sólo vio DBZ o que vio primero DBZ y después las demás partes y sigue sosteniendo que “DBZ es lo más” y “Dragon Ball es una mierda”. Mi motivo, precisamente el mío, es justamente Dragon Ball. Probablemente si Dragon Ball no hubiese existido, pero DBZ sí, no hubiera visto esta última. ¿Qué entendemos por esto? Pues, tras fascinarme con la primera parte, no pude dejar de ver la segunda aún cuando ésta decayera en argumento.

Dragon Ball tampoco es la gran cosa. Digamos que su argumento tampoco es excepcional, aunque tiene mayores saltos y guarda más coherencia que la segunda parte (cuando digo “segunda parte”, me refiero a la serie televisiva, ya sabemos que en el manga no está dividida).

Veamos, qué rescato de Dragon Ball (completo, incluyendo a DBZ):

. El hecho de que todo tenga que ver con todo, que muchas de las situaciones del presente tengan que ver con el pasado, que los personajes estén relacionados entre sí hasta de las maneras más particulares.
. La fuerza de muchos de sus personajes. Con esto no me refiero al poder de pelea de los mismos masa no pensante (?), sino a la gran definición de sus personalidades, las maneras en las que actúan en determinadas situaciones, sus convicciones, etc…
. El valor que se la da a la amistad. Los momentos más sublimes de la serie se dan tras la pérdida del fiel amigo (transformación de Gokú en Súper Saiyajin, por ejemplo)
. El constante estímulo a la superación personal, a no rendirse en la adversidad y a tomar con alegría y buena cara hasta las peores situaciones (Gokú)

Aspectos para criticar:

. El marcado individualismo de muchas situaciones. No se le da prioridad al trabajo en grupo, casi siempre quien obtiene la victoria por méritos propios es uno, generalmente Gokú, el protagonista.
. El repetido formato de sus sagas en Dragon Ball Z.
. La única premisa de volverse “el más fuerte del universo”, la cual se vuelve un tanto cansadora con el paso de las sagas.

Podría seguir con las aristas buenas y malas de la serie, preo prefiero dejarlo ahí, ya que me parece que son los aspectos más importantes a destacar.
En conclusión, quien primero se enamoró de Dragon Ball, esa divertida y muchas veces ácida serie de combates y aventuras, no puede dejar de serle fiel en Dragon Ball Z, y, en  la mayoría de los casos, tampoco puede dejar de gustarle más o de igual manera que su antecesora, haciendo a un lado los aspectos a criticar, los cuales describió con cierta razón nuestro amigo “El intelectual”.

Ahora bien, sigue siendo detergente, ¿No es así? Lo más probable es que sí, pero, es no nos hace más estúpidos a los que lo compramos. A la vez que podemos intoxicarnos ingiriendo ese detergente, podemos deleitarnos con buenos libros, películas o documentales, y también saber discernir entre la publicidad del capitalismo salvaje y lo que no es precisamente nocivo para nuestras mentes (obviamente que en exceso, Dragon Ball lo será, siempre hay que mantener una línea). Llamar a Dragon Ball “campaña publicitaria de detergente encubierta” se me hace un poco fuerte, pero de lo que no hay dudas es que, de todos los detergentes, este es el mejor. Compre, compre (?)

Sea como sea, no vean esta anodina serie. Se que es una serie de dibujos animados para niños en la que no tiene cabida un análisis tan certero e intelectual como el mío, más hay lo tiene se lo regalo amigos.

Más allá de que sea trivial, como nos indica el señor Noam Chomsky (?), no es una serie exclusivamente para niños, y cabida, aparentemente tiene, de no haberla tenido, no existiría el análisis.

En los próximos días, la segunda parte del aclamado post dedicado a Yamcha. Viene con sorpresa (?)

Chauchas (?)

Anuncios

Acerca de Majunia

"la duda debe ser la posición mental de quien aspire aproximarse cada vez más a la verdad o, por lo menos, a esa porción de verdad que es posible alcanzar"

Publicado el 24/01/2009 en Dragon Ball y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 9 comentarios.

  1. noo0
    pss
    no0
    stoii}
    bn qqon sus}
    qo0menteriqqo0sa
    am sos
    no0
    es lo0
    qq no0sao0tro0s}busqamos

  2. Sergio Chaoz

    Alto paja este “Dulce”, lo llego a ver en la calle y le doy con un fierro ahí nomás.

  3. grccias por la informcionj……..
    espero
    y sigas super biienhahaha

  1. Pingback: El que busca, encuentra (?) « La columna de Majunia

  2. Pingback: El verdadero final de Dragon Ball « La columna de Majunia

  3. Pingback: El mejor anime « La columna de Majunia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: